Cerrar
Por Autor: Esperanza Jiménez.
Email WhatsApp Compartido por 13 personas
13.08.2018

Conviértete en una experta a la hora de secar tu pelo

¡Te ayudamos a cuidar tu cabello de las altas temperaturas!

Conviértete en una experta a la hora de secar tu pelo

Si aprendes a controlar desde la temperatura de airea hasta su intensidad, harás con tu pelo lo que quieras. Bienvenida a la master class que te cambiará la vida (o, al menos, tu cabello).

El lavado, fundamental

Seguro que alguna vez le echaste la culpa de tu bad hair day a que no sabes peinarte con secador, cuando puede que, simplemente, sea que te lavaste mal la cabeza. “Para que el cabello te quede lindo y con brillo, lo primero es cepillarlo para eliminar restos de suciedad o producto. Luego, moja y reparte bien el shampoo: tendemos a ponerlo todo en la parte superior central y también hay que aplicarlo en la coronilla, nuca y lados. Lava masajeando, sin presionar”, explica el estilista Alberto Cerdán.

TIP COSMO Lo mejor es terminar con agua templada. Es cierto que la fría aporta mucho brillo porque cierra el poro, pero también reseca.

Más potencia, mayor frizz

Ya con el pelo limpio y una vez hayas retirado el exceso de humedad, llega el momento de conectar el secador: “Este primer contacto resulta fundamental. Al contrario de lo que solemos hacer, que es soltar el chorro de aire bien caliente porque pensamos que se va a quitar el agua más rápido, debemos programar la potencia y temperatura más baja. Al no hacerlo, conseguirás un encrespamiento del que te será muy difícil librarte”, advierte Cerdán.

TIP COSMO Pon el secador en vertical y ve estirando los mechones con los dedos mientras aplicas el aire.

Comienza por delante

¿Cuántas veces en la peluquería te queda maravilloso el pelo y, sin embargo, no aciertan con la chasquilla? Eso pasa, según Alberto Cerdán, “porque dejaron el frente para lo último. Hay que comenzar por delante, que es lo que vemos y nos gusta lucir. Si lo dejamos para el final, el pelo se acomodará como lo haría naturalmente y tendrás que volver a mojar o humedecer y nunca quedará igual que si lo trabajas desde el principio”.

TIP COSMO Tú te conoces mejor que nadie, así que céntrate en esa zona que es tu seña de identidad. Y si la chasquilla te queda tiesa, tras peinarla en caliente, aplica aire frío o espera unos 15 segundos para fijar la forma antes de otra pasada.

via GIPHY

Se acabó el frotar

Tras el lavado, no hay nada más dañino que secar el cabello restregándolo con una toalla. “Al momento de que el pelo está mojado, es más vulnerable y sufre y se rompe con facilidad. Hay que usar terciopelo u otra tela, pero con cuidado, sin tirones, dejando que el tejido absorba poco a poco”, explica Cerdán. Y luego, desenredar “también con delicadeza, comenzando por las puntas y subiendo despacio hasta la raíz”.

TIP COSMO Prueba con los turbantes y toallas que eliminen el frizz y la humedad sin dañar. Su eficacia se basa en un innovador tejido de fibras de poliéster y nylon finas, que absorben el agua y, al secar, dejan el cabello con más volumen, brillante y sano.

Elige bien el cepillo

Otro paso imprescindible para un resultado perfecto es la elección del cepillo. Independientemente del efecto que se pretenda, o que sea de madera o metálico, lo fundamental es que deje pasar el calor. Si no, se acumula la temperatura y se erosiona el pelo. Para darle forma y volumen funcionan mejor los redondos, y para hacer más fácil el alisado, los de pala. Si agarras secciones gruesas o buscas una onda abierta, opta por uno gordo. Para alisar una chasquilla o mechón corto usa uno de menos diámetro.

TIP COSMO Para dar volumen a la raíz, levanta con una peineta justo la parte que quieras y pon el secador a toda potencia y máximo de calor. ¡Ah! Y nunca te planches el pelo mojado.

ESCUDO PROTECTOR
No está tipificado en el Código Penal, pero no usar un protector térmico debería ser condena de cárcel. Especialmente, si te arreglas el pelo y no perdonas la plancha o secador todos los días, después de cada lavado.

Comenta este post

cerrar