Cerrar
Por Autor: Esperanza Jimenez.
Email WhatsApp Compartido por 6 personas
05.09.2018

Cuatro tips para cuidar tu sonrisa

La mejor inversión de belleza: Tener dientes sanos y blancos.

Cuatro tips para cuidar tu sonrisa

No hay una sonrisa perfecta, sino muchas. Incluso, puede que alguna imperfectamente bella te encante. Y tiene su explicación. Los especialistas se fijan en varios parámetros para buscar la boca ideal. “La cantidad de esmalte visible con los labios en reposo. Lo ideal es que se vean de dos a tres milímetros en una mujer, y medio en los hombres. También en el color, que debe ser luminoso y más claro que la conjuntiva de los ojos. Y en la línea de los dientes, es decir, que las piezas delanteras sean más largas y que la curvatura vaya en descenso y paralela al borde superior de la sonrisa. Finalmente, que no se amontonen. Todo esto dando por hecho que las encías están sanas, rosadas y con una correcta higiene”, explican las doctoras Deborah y Beatriz R. Vilaboa, de la Clínica Vilaboa.

Sigue estos tips y ve mejoras en tu sonrisa

Oil Pulling

Es decir, que si haces enjuagues bucales con aceites esenciales y luego te cepillas con esa misma mezcla. Importada de la medicina ayurvédica, esta práctica es un método anticaries y antisarro muy eficaz, ya que tiene propiedades antiinflamatorias y antisépticas. Puedes usar cualquier tipo de aceite comestible y, para blanquear, funciona muy bien el de coco.

Corrige tu dentadura

Si no usaste frenillos cuando eras niña o se te han desalineado los dientes, quítate los complejos y haz algo al respecto. No hay edad para un tratamiento de ortodoncia; hay para todos los gustos y bolsillos.

Tipos de frenillos:

Linguales: Esta ortodoncia es fija e invisible, la preferida de las celebs, los frenillos se pegan en el interior del diente y es igual de efectiva que los que van por fuera. Su contra, es que es más incómoda, la higiene es más difícil y, como están hechos con oro, es más cara.
Invisaling: Son unos moldes transparentes, con la forma exacta de tu boca. No son fijos y se quitan para comer, por lo que la higiene es mejor. El problema es que hay que usarlos 22 horas al día y el control no es tan preciso como el de los frenillos, que se encuentran pegados a los dientes.
Brackets: Los de toda la vida, pero renovados. Los hay con forma de corazón, en colores o completamente transparentes. Sigue siendo la herramienta biomecánica más eficaz para mover los dientes y conseguir resultados excelentes en el menor tiempo posible. “Lo mejor es que cuando te acostumbras, funcionan solos, porque el volante lo lleva el otro, el dentista”, dice Canut.

via GIPHY

¿Te cepillas bien?

Vas a contestar que sí, pero a continuación lee el siguiente consejo y responde de nuevo a la pregunta: “El tiempo recomendado de cepillado es de dos minutos para una boca sana y más prolongado si tienes problemas de amontonamientos. Las superficies exteriores se limpian como barriendo en dirección contraria a la encía y las de masticación con movimientos horizontales. Después, hay que utilizar hilo dental o cepillos interdentales”, dicen desde Vitis.

Blanco intenso

Dory Sánchez, experta en blanqueamientos, asegura que “todos los dientes, salvo los tratados con medicación, consiguen un blanco luminoso. Algunos necesitarán más tiempo, y es cierto que no todos llegarán al mismo tono, ya que depende de la densidad de la dentina y del esmalte; sin embargo, el cambio es radical”. Los resultados de un buen blanqueamiento pueden durar hasta 10 años y el proceso es sencillo. Consta de dos partes: una en la clínica, donde se aplican unos geles de peróxido que se potencian con luz fría, y otra para realizar en casa, empleando férulas nocturnas que se impregnan de gel durante dos o tres semanas.

Comenta este post

cerrar