Cerrar
Valentina Miranda Roa
Por Foto portada: Drew Coffman en Unsplash
Email WhatsApp Compartido por 4 personas
04.01.2018

¡Dile adiós a los lácteos!

Si bien fueron recomendados por años, hoy están en la polémica por dudas sobre sus verdaderos beneficios. ¡Acá te contamos sobre el veredicto final!

¡Dile adiós a los lácteos!

Khloé Kardashian, Victoria Beckham, Megan Fox o Gisele Bündchen son ejemplos de famosas que han retirado los lácteos de su alimentación. Cada una de ellas ha declarado en diferentes ocasiones que al dejar de consumirlos han notado cambios considerables: piel bonita, menos cansancio, más vitalidad y una mejor digestión.

Sabemos muy bien que dejar de comer ciertos alimentos en ocasiones tiene que ver con una moda; sin embargo, el caso de los lácteos ha generado bastantes cuestionamientos, ya que incluso los expertos se contradicen defendiendo o desaconsejando su consumo en una dieta saludable.

“La realidad es que la naturaleza es muy sabia y si te fijas, somos la única especie que toma leche de otro animal. Ningún otro ser vivo continúa ingiriéndola después de suspender la materna”, dice la especialista en nutrición y en medicina corporal Ana Laura Viscarrues. Así que consumirlos o no es una decisión que depende de factores, y por eso te aconsejamos tomar en consideración lo siguiente:

¿TE HACE MAL LA LACTOSA? Aquí la cuestión es que hay personas que son intolerantes a ella y ¡no lo saben! ¿La razón? Según la experta, tiene mucho que ver la edad, pues la enzima que la metaboliza (conocida como lactasa) disminuye con el paso de los años. Pero además de esta también existe la caseína, la que resulta difícil de digerir, ya que produce ácido araquidónico, una sustancia grasa que en exceso puede intervenir en una mala digestión. ¿Cómo descubrir si eres intolerante? Fíjate si cuando consumes lácteos tienes hinchazón en el estómago, muchos gases, malestar estomacal, problemas digestivos, entre otros. Si sospechas que sí, lo mejor es que vayas a un especialista para confirmarlo.

TIP “Existen opciones, como las bebidas vegetales, pero muchas de estas también tienen su propia lista de problemas. Desaconsejo la leche de soya, ya que contiene altos niveles de estrógeno que pueden causar alteraciones hormonales”, explica Viscarrues.

¿PROVOCA REACCIONES? Según diferentes investigaciones, los lácteos tienen relación con el incremento de alergias. La publicación israelí de ciencias médicas también lo sustenta, y según los especialistas, están relacionados con problemas de asma, insomnio, dolores de cabeza y trastornos del sueño. Además, se ha comprobado que favorecen la producción de moco.

TIP “Cuando hay una enfermedad respiratoria o resfriado, es bueno suspender el consumo de leche por algunos días, ya que a más ingesta de lácteos, mayor mucosidad y congestión”, afirma la especialista.

fc136e48a6b3a249b744c80895633684

LA ALIMENTACIÓN DE LAS VACAS Desgraciadamente, la industria alimentaria ha crecido tanto que los productos de proximidad ya no son tan comunes como antes. El resultado es que las vacas en su mayoría son hormonadas y suministradas con otras sustancias, como antibióticos. Su alimentación es mala y viven en condiciones desfavorables, ya que tienen que producir más leche de la que su cuerpo puede generar por naturaleza. Esto da como resultado una mala calidad en la leche que se comercializa, sin mencionar que el lácteo que consumimos no la tiene y aumenta un componente en la insulina de nuestro cuerpo (conocido como el factor-1 o IGF-1), que se encuentra relacionado con el cáncer.

TIP Según la especialista, si vas a consumir alimentos lácteos, lo mejor es que procures que sean lo más naturales que se pueda, y mejor aún si son orgánicos y fermentados, como el yogur o el kéfir. Haz lo posible por evitar aquellos que han sido procesados.

LECHE CASERA DE ALMENDRA

• 1 taza de almendras
• Extracto de vainilla (opcional)
• Canela (opcional)
• Azúcar mascabado o piloncillo (opcional)
• Colador o tela para colar (manta de cielo)

Paso 1: Deja remojando las almendras en agua durante toda la noche.
Paso 2: Enjuágalas, tira el agua y viértelas en la licuadora con tres tazas de agua, un poco de azúcar y la canela o el extracto de vainilla.
Paso 3: Licúa los ingredientes hasta lograr una mezcla homogénea.
Paso 4: Cuela la combinación con ayuda del colador fino o, bien, a través de la tela. Vierte el líquido en un vaso y ¡disfruta! ¿Qué opinas? ¡Déjanos tus comentarios!

[Por: Rocío Flores Tapia / Revista Cosmopolitan Extra Body]

También puede interesarte

Comenta este post

cerrar