Cerrar
Por Autor: Eleanor Jones. Nota original: Cosmopolitan.com/UK
Email WhatsApp Compartido por 11 personas
12.12.2018

8 sorprendentes razones que producen mal aliento

¿Qué pasa cuando te cepillas los dientes, te pasas el hilo dental, te enjuagas y tu aliento sigue igual?

8 sorprendentes razones que producen mal aliento

Tener una buena rutina de higiene bucal es crucial para evitar la halitosis, pero no es el único factor que puede influir en los malos olores. Aquí te contamos 9 sorprendentes razones y consejos de expertos para sentirte refrescante.

1. Estás deshidratada

Tomar tu dosis diaria de agua no solo te ayudará a mantener tu piel clara, digerir de mejor forma los alimentos y sentirte concentrada, sino que también es una de las formas básicas para evitar el mal aliento.

“La deshidratación puede causar halitosis porque las bacterias que viven en la boca tienden a multiplicarse a medida que la boca se seca”, dice el Dr. Harold Katz, dentista, bacteriólogo y fundador de The Breath Company. “Muchas de estas bacterias son inofensivas, pero algunas pueden ser la fuente de la halitosis persistente. La deshidratación provoca una disminución en la producción de saliva que combate muchas de estas bacterias”.

“Las personas que se deshidratan generalmente no beben mucha agua, pero esto puede ayudar a reducir el riesgo de mal aliento porque enjuaga la boca de las partículas de alimentos entre los cepillados”, agrega el Dr. Katz. “Estas partículas de comida a menudo permanecen entre los dientes y a lo largo de la línea de las encías y pueden ser la fuente de aromas desagradables”.

2. Sigues una dieta Low Carb

Ya sea que estés manteniendo una alimentación keto, paleo o Atkins, reducir el consumo de carbohidratos y aumentar la ingesta de proteínas puede ser un factor importante para que tengas o no mal aliento. Esto se debe a que el objetivo de estas dietas es que tu cuerpo descomponga la grasa para generar energía y cree cetonas.

“Una de estas cetonas, la acetona, a menudo se emite fuera del cuerpo a través de la orina o la respiración. Si sientes que tu respiración se puede comparar fácilmente con una fruta podrida, puede estar experimentando ketobreath”, explica el Dr. Katz.

“Si solo está reduciendo su consumo de carbohidratos, no debería experimentar esto. Sin embargo, si su cuerpo funciona principalmente con grasa para obtener energía, en lugar de carbohidratos, puede ser la razón. Para algunas personas, esto es una señal de éxito porque esperan tener síntomas de halitosis cuando intentan bajar de peso, pero esto puede poner mucho estrés en los riñones porque hay un exceso de cetonas”.

3. Te estás saltando comidas

El ayuno, o incluso simplemente no comer regularmente, también puede tener un impacto negativo en la frescura de tu respiración.

“Cualquiera que sea la razón para ayunar, sin comidas o líquidos regulares, la boca disminuye su producción de saliva. Sin esta humedad que combate las bacterias en la boca, tu lengua y tu paladar pueden comenzar a producir miles de millones de bacterias adicionales que conducen a la aparición del mal aliento”, detalla el Dr. Katz.

4. Estás tomando pastillas anticonceptivas

En 2015, la Academia Americana de Periodoncia advirtió que algunos medicamentos, incluida la píldora, podrían cambiar la forma en que tu cuerpo se relaciona con ciertas bacterias, y en tu boca, eso significa un mayor riesgo de enfermedades en las encías (y el mal aliento que se asocia con ellas). No es una razón para renunciar a ellas, y puedes mejorar tu rutina bucal para luchar contra los malos olores.

Sin embargo, la píldora no es el único medicamento que puede causar sequedad en la boca y provocar el mal aliento. “Más de 400 otros medicamentos (incluidos algunos de los analgésicos y descongestionantes más comunes) pueden causar estas condiciones”, señala.

via GIPHY

5. Tienes sobrepeso

Un estudio realizado en 2007 aseguró que cuanto más pesas, peor es el olor de tu respiración para otras personas. En ese momento, el profesor Mel Rosenberg, quien dirigió la investigación, admitió que no estaba seguro de por qué esto era así, pero otro estudio similar realizado en 2013 señaló la posibilidad de que un organismo que vive en los intestinos de las personas con sobrepeso emite un gas distintivo.

“En general, se acepta que los factores de la obesidad se pueden vincular a varias afecciones de salud bucal, incluidas las caries, la enfermedad periodontal y el mal aliento”, dice el Dr. Katz. “Las personas con sobrepeso pueden estar expuesto a los alimentos durante períodos prolongados de tiempo. Mientras los dientes más largos están expuestos a los azúcares y otros carbohidratos”.

6. Estás comiendo demasiado chicle

Muchas veces el chicle puede tener el efecto contrario, ya que las mentas contienen azúcares ocultos, que solo sirven para alimentar a las bacterias que están causando tu mal aliento.

Ningún chicle o menta detendrán la halitosis crónica y no reemplazarán un régimen de higiene oral bueno”, dice el Dr. Katz. “Succionar mentas o masticar chicle es una buena solución ocasional a corto plazo, pero si contienen azúcar, es posible que empeoren la situación. Dejar el azúcar en la boca durante largos períodos de tiempo puede provocar una acumulación de placa pegajosa en la boca. Esto también fomenta el crecimiento de bacterias y sus efectos pueden ser peores que los de la boca seca a largo plazo”.

7. Tienes sinusitis

La sinusitis provoca la producción de exceso de moco que puede acumularse en la garganta o en la parte posterior de la nariz, y según el Dr. Katz, “esto puede provocar una afección llamada goteo nasal, lo que significa que el moco a menudo se drena por la garganta hacia la parte posterior de la lengua donde viven las bacterias anaeróbicas o del “mal aliento”.

“El moco recubre la bacteria y la ‘alimenta’ con aminoácidos, cisteína y metionina (bloques de construcción de proteínas) que conducen al rápido inicio de la halitosis. También vale la pena señalar que el uso de antihistamínicos para problemas de sinusitis puede causar un problema de mal aliento”.

8. Eres diabética

Muy ocasionalmente, tu mal aliento podría ser un indicador de que algo está pasando y que debes ver a un médico. Hay una serie de afecciones de salud que enumeran el mal aliento como un síntoma, incluida la diabetes tipo 1 y 2.

“Las personas que padecen diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2 corren el riesgo de desarrollar boca seca (xerostomía)”, confirma el Dr. Katz. “La producción anormal de insulina, que ocurre en la diabetes, pueden hacer que las glándulas salivales no liberen adecuadamente cantidades de saliva, causando la aparición de sequedad en la boca y mal aliento”.

“Las personas con diabetes pueden reducir o eliminar la boca seca y el mal aliento al controlar cuidadosamente la ingesta de glucosa, comer los alimentos correctos, tomar los medicamentos según las indicaciones, mantener un peso saludable, controlar regularmente los niveles de insulina y seguir los consejos generales de prevención”.

Comenta este post

cerrar