Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
06.03.2009

The king is back

Ayer, todos los habitantes de Londres recibimos una gran noticia. Uno de las más alegres del último tiempo, ya que desde algunos meses atrás sólo recibimos noticias deprimentes de lo mal que va la economía mundial y de que no se verá el sol tan fácilmente. Prendí mi televisión y extrañamente un destello de brillos […]

m3.jpg
Ayer, todos los habitantes de Londres recibimos una gran noticia. Uno de las más alegres del último tiempo, ya que desde algunos meses atrás sólo recibimos noticias deprimentes de lo mal que va la economía mundial y de que no se verá el sol tan fácilmente.

Prendí mi televisión y extrañamente un destello de brillos me encandiló. Un extraño ser vestido completamente en cuero negro y con unos anteojos oscurísimos que tan sólo dejaban ver una diminuta pretensión de nariz, estaba ahí. ¡Alucinante! ¡No era un E.T.! ¡Era mi gran ídolo juvenil, el mismísimo Rey del Pop Michael Jackson! Ahí, en el O2 Arena, frente a un montón de histéricos y afortunados fans que no podían creer lo que sus ojos y celulares estaban viendo este tipo, con uno de sus muy característicos discursos freaks que sólo a él se le pueden perdonar, da la buena nueva. Diez conciertos para el mes de Julio en Londres. “This is it”, dice a sus fans. ¡Qué genialidad! No podía creer lo que mis ojos estaban viendo. Al fin podré verlo… Cantará Thiller?
Como pueden imaginarse, después de escuchar sus extrañas palabras salté al computador y con una alegría que me hacia rejuvenecer el alma y el cuerpo como en 15 años, me metí a la web a buscar mi entrada al pasado.
No me puedo permitir no estar en ese gran día en donde al fin podré ver a mi ídolo de esta vida, ya que nací con su música y me acompañó en mi niñez, adolescencia colegiala y juventud universitaria. ¿Quién sería capaz de negarme que bailó alguna vez algunas de sus canciones? ¿O que trató frente al espejo –sin que nadie la viera– alguno de sus pasos locos? Se pueden decir muchas cosas de él y concuerdo con los que dicen que es un espécimen muy raro en el tierra y que está en peligro grave de extinción, pero nadie me podrá negar que cada vez que se le ve o escucha, es como recibir un balde de recuerdos juveniles que nos hace sentir frescas y alegres por al menos algunos minutos.
Yo prometo en julio estar ahí y gritar por todas las fans chilenas del Rey del Pop y contarles cualquier anécdota que me toque vivir a su lado. Bueno a su distancia porque los tickets están espantosamente caros.

Cariños a todas,

Ale.


Foto: terra.cl

Comenta este post

cerrar