Cerrar
Por Por: Laura Gatica. Fotografías: Javiera Eyzaguirre. Producción: Benjamín Valdés. Makeup y pelo: Iván Barría.
Email WhatsApp Compartido por 113 personas
18.01.2019

Kel: “Las redes sociales son un arma de doble filo”

¡Conoce más sobre nuestra Chica Cosmo del mes!

Kel: “Las redes sociales son un arma de doble filo”

Es una de las influencers más seguidas y destacadas del país (más de un millón de followers), pero ha estado en el ojo público desde hace mucho tiempo por sus trabajos en la industria televisiva. Ahora, a sus 27 años, Kel reconoce estar cada vez más cerca de su meta personal y profesional. Luego de un 2018 muy movido y exitoso, este año se siente preparada para embarcarse en proyectos propios que le apasionen. ¿El último? Ser la nueva embajadora de la marca deportiva PUMA. Sobre esta colaboración, sus expectativas y su rol en los medios digitales, conversó en exclusiva con Cosmopolitan.

COSMO: ¿Qué se siente ser embajadora de PUMA y trabajar en conjunto con una marca tan importante?
KEL: Hace tiempo quería colaborar con PUMA. Este es mi primer año con la marca y estoy ansiosa por hacer cosas a largo plazo. Creo que sus lineamientos se ajustan a mi forma de pensar, ya que PUMA fomenta la mujer independiente, que busca sus propios logros, que puede tener malos momentos, pero que eso no la hace débil, sino más humana, y eso es algo que yo también quiero transmitir. Además, cuenta con rostros internacionales, como Selena Gómez, que ha llevado causas superpotentes para nuestras generaciones y habla sobre el empoderamiento, ¡me siento muy cómoda en esta nueva etapa!

COSMO: ¿Cuáles son tus piezas favoritas de la marca y cómo las combinas con tus looks diarios?
KEL: Me gusta mucho la onda urbana y las prendas oversize son mi placer culpable, a veces las uso demasiado. Es común verme con chaquetas de hombre que combino con tacos o zapatillas. Amo el calzado de PUMA, porque es rupturista y siempre va un paso adelante. Es una marca que ha sabido adelantarse a todo, especialmente con sus últimas colecciones. También me encanta su línea deportiva, porque mezcla al lado fashion con prendas onderas que permiten lograr combinaciones entretenidas.

COSMO: ¿Qué balance puedes hacer del 2018?
KEL: Uy, ¡soy muy obsesiva! Cuando planeé el año decidí tomármelo para trabajar en cosas diferentes a la carrera que estudié. Formé parte de proyectos distintos y, además, viajé a muchas partes, creo que fue lo máximo, porque aprendí demasiado. Mi meta desde hace tiempo ha sido conocer lugares a los que uno normalmente no va, y en 2018 pude ir a Nairobi, Kenia, Marruecos, el Amazonas, entre otros. Entonces, esta inquietud que sentía hace tiempo la pude concretar este año y fue un proceso muy bonito, de aprendizajes, pero también bien cansador.

COSMO: ¿Y cómo se viene este nuevo año?
KEL: El 2018 fue un año de búsqueda y por eso incursioné en cosas muy distintas. Creo que eso me ayudó a descubrir hacia dónde quiero ir y, por lo mismo, este 2019 no lo voy a sobre- cargar tanto, porque tengo un poco más claro los horizontes. Lo primero es titularme, solo me queda la tesis y jurar. También materializar todas las cosas que he aprendido en algo concreto que me apasione de verdad y que pueda prolongar en el tiempo, ya que Instagram y el trabajo de influencer es supervolátil. De todas maneras seguiré viajando, tengo unos proyectos muy entretenidos que espero que resulten, pero hoy soy más consciente. Ahora, no me gusta perderme los cumpleaños de mis amigas, a mi perrita y muchas otras cosas, porque también es bueno estar en la casa.

COSMO: Hablas de tu búsqueda, ¿sientes que te encontraste en este periodo?
KEL: Siendo honesta, todo el 2018 sentí que no encajaba dónde estaba, a pesar de que fue por lejos el mejor año de mi carrera. Jamás pensé el éxito que alcanzaría con mis proyectos y la posibilidad de viajar por todo el mundo. Muchas veces me sentí malagradecida, porque tenía harta pega y cosas buenas, pero no sé si era feliz. En parte, porque trabajaba mucho y dejé las cosas personales para después, y esa es una enseñanza que me costó aprender. Estaba el peak y pensaba: ¿Seré tan malagradecida que no logro disfrutarlo tanto? Ese proceso lo he vivido mejor ahora. Uno no puede estar en la cresta de la ola 24/7, hay que darse el tiempo para conocerse y atender las inquietudes personales.

COSMO: ¿Cuál es la importancia de tu trabajo como influencer, en términos de lo que buscas transmitir?
KEL: Es una responsabilidad gigante. El hecho de que a través de una pantalla llegues a tanta gente significa que el contenido que entregas debe ser muy importante. Creo que es una herramienta y siempre trato de fijar posiciones respecto a temas que me interesan, aunque traigan consecuencias dolorosas. Debo ser coherente con el discurso que le entrego a la gente que me sigue y, por lo mismo, me preocupo de pensar que al otro lado del teléfono puede haber una niña que lo está leyendo. Trato de generar mensajes que tengan una conexión conmigo y es una responsabilidad que tenemos todas las que trabajamos en esto. Debemos aprovechar que somos una voz dentro de los medios digitales y podemos tomar posturas sobre temas importantes.

COSMO: ¿Te has planteado dejar atrás tu carrera pública y ejercer tu profesión o formar una familia?
KEL: La verdad se me hace difícil volver a imaginarme en una relación. No estoy abierta a esa posibilidad por ahora, así que lo veo lejano. Pero pretendo casarme algún día y me encantaría formar una familia y trabajar en mi profesión. Además, me veo más adelante en una ONG, me gustó mi paso por la Fiscalía, ya que me entregó una satisfacción que no dan otros trabajos. Pero por ahora no lo imagino en el corto plazo.

COSMO: ¿Consideras que el hecho de venir de una familia reconocida te ha permitido lidiar mejor con las críticas de ser un personaje público?
KEL: Las redes sociales son un arma de doble filo. Yo conozco a niñas que le han roto sus vida y es super- peligroso, uno no dimensiona como le pueden afectar los mensajes y comentarios a otras personas. Ahora estoy más grande y lo puedo llevar mejor, pero me dolió mucho en su momento, por eso tuve una época rebelde y estaba a la defensiva ante todo. Sin embargo, eso me sirvió y ahora cuando leo comentarios negativos trato de que me sean indeferentes. Es así como nuestro trabajo es ayudar a mejorar la autoestima de las mujeres, porque todas luchamos por lo mismo, uno no puede aguantar malos tratos.

¡Lee la entrevista completa en nuestra última edición de Cosmopolitan!

Comenta este post

cerrar