Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
03.08.2010

Mirarse al espejo

Yo sé que vas a pensar ¨qué tiene este tema fuera de lo común¨ y sí, tienes razón, para las mujeres mirarse al espejo es normal, ya que la vanidad y la preocupación personal es algo mucho más ligado al sexo femenino (cosa entendible, ya que vivimos en una sociedad machista y retrógrada). Pero el […]

espejo.jpg

Yo sé que vas a pensar ¨qué tiene este tema fuera de lo común¨ y sí, tienes razón, para las mujeres mirarse al espejo es normal, ya que la vanidad y la preocupación personal es algo mucho más ligado al sexo femenino (cosa entendible, ya que vivimos en una sociedad machista y retrógrada). Pero el tema que me motiva a escribir en este blog es:
¿te has preguntado alguna vez si el hombre se mira al espejo? Yo sé que debería hablar de esta tema en relación a cómo me comporto yo con aquel vidrio que te muestra tu realidad de imagen, pero créeme que me he dedicado a observar a los hombres y cómo son capaces de sacar esa vanidad que llevan dentro.
Pongo un ejemplo: por las mañanas me subo al ascensor, subimos unas 8-10 personas, y muchas veces me voy los últimos pisos con algún hombre que trabaja más arriba que yo. Cuando cruzo la línea de salida, al mirar de reojo, me doy cuenta que ya se dio vuelta para mirarse y comprobar que está listo para entrar a la oficina. Yo también práctico este movimiento y aunque sé que la persona que observa la cámara del ascensor me está viendo, no me preocupa.
Otras partes donde veo a los hombres mirarse es en los grandes ventanales que hay en las calles, ventanas de edificios o restaurantes, por lo general pasan y con cuidado miran para ver cómo se ven caminando, cómo andan ese día y si consideran que el estilo está ok, el vidrio les entrega una seguridad espontánea.
Otros lugares donde ocurre esto es en el auto –con el espejo pequeño–, en el baño, en algún reflejo y en el gimnasio, donde el hombre pierde cualquier tipo de vergüenza y algunos se miran descriteriadamente, casi como si fuesen HI-Man.
En fin, así con esto del hombre y la vanidad. Seguiré con mis observaciones para poder comentarles nuevamente más detalles sobre nosotros!

Max!

También puede interesarte

Comenta este post

cerrar