Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
16.02.2018

¿Hay algo que te molesta y te gustaría cambiar?

Hay cosas en la vida que a veces estamos obligados a hacer. Ciertas responsabilidades, varios trámites legales, e incluso compromisos que nosotros mismos tomamos y que no siempre nos gusta cumplir. ¿Qué dirías si te contara que hay una forma de no pasarlo tan mal con ellos?

¿Hay algo que te molesta y te gustaría cambiar?

Cuando empecé a trabajar como psicólogo, fue en un lugar que quedaba por lo menos a una hora en auto de mi casa, puerta a puerta. Recuerdo que cuando volví por primera vez del trabajo, sumé las horas de viaje que tendría al año y me angustié pensando la cantidad de tiempo de vida que desperdiciaría. No sólo eso, sino que además me sentí culpable por toda la gente que efectivamente viaja incluso más que eso para poder trabajar y vivir.

Sin embargo, unos días después, aceptando el hecho de que necesitaba ese trabajo y que lo iba a hacer como fuera, decidí intentar disfrutarlo. Por lo mismo, tome la decisión de no enjuiciar tanto el trayecto y ver qué posibilidades me presentaba. Lo que primero era un tedioso viaje en auto, se convirtió en una maravillosa oportunidad para escuchar discos enteros de música, aprender francés con un curso de audio, cantar desaforadamente, escuchar audiolibros, ponerme al día con charlas que quería escuchar y hasta meditar. Durante el tiempo en que trabajé ahí, una parte que siempre disfrutaba de mi día era ese viaje.

Lo que a primera vista y en el sentido común, era una pérdida de tiempo, se convirtió en una maravilla. Y sólo por cambiar la perspectiva de cómo pensaba sobre esa experiencia.

tumblr_osgzakts4w1vifuzzo1_500

Quizás contigo las cosas pueden cambiar también. Hay diferentes formas en que una misma experiencia puede ser percibida, incluso por una misma persona. Nada es bueno o malo en sí mismo, sino que tiene mucho que ver con cómo lo miramos y rotulamos. “La belleza está en el ojo del observador”, dice el dicho.

Pues bien, me gustaría proponerte un ejercicio práctico: Elige una situación que te resulte usualmente desagradable o no te guste y que además no dependa de ti cambiar (porque, sino te gusta y la puedes cambiar… ¿por qué no lo has hecho todavía?). A continuación, intenta despojarte de toda idea de que es mala, de que tenga que cambiar, o que no soportas estar ahí. Por último, observa cómo se siente la situación. Es muy probable que descubras las maravillas secretas que cada situación esconde.

Martín López
Psicólogo Clínico

Comenta este post

cerrar