Cerrar
Valentina Miranda Roa
Por Fuente: Martín López Valdes, psicólogo clínico
Email WhatsApp Compartido por 94 personas
06.04.2018

¿Cómo saber si estas en una relación poco saludable?

Conversamos con un experto para ayudarte a identificar si es hora de empezar a cuestionar tu relación de pareja.

¿Cómo saber si estas en una relación poco saludable?

Las relaciones forman parte importante de nuestras vidas. Escoger a la persona con la cual quieres compartir tus horas y tus días, puede ser una misión complicada pero una aventura increíble.

Pero es necesario que sepas que a pesar de desacuerdos o peleas que puedas tener con tu pareja, existen conductas que no deben estar presentes en una relación sana.

Por esta razón, conversamos con el psicólogo clínico y columnista de Cosmopolitan Chile, Martín López Valdés, quien nos entregó 10 señales que indican que tu relación va por un mal camino.

1) Te sientes deprimid@, sin ganas de estar con tu pareja. Cuando te imaginas el futuro juntos te entristeces o agobias. Además, sientes que estás peor que cuando empezaste y te sientes atrapad@ en la relación.

2) Te das cuenta de que a veces evitas a tu pareja, haciendo tiempo en un café para no verl@, llegar más tarde a la casa, etc. Haces inconscientemente actos que atentan contra la relación (dejar plantad@, olvidar contar cosas importantes varias veces, etc).

3) Tu pareja o tú parecen demostrar una dependencia demasiado grande por demasiado tiempo. Lo que en un principio puede ser visto como interés o enamoramiento, termina siendo una especie de necesidad obsesiva y miedo a estar sol@ que asfixia al otro.

4) Tu pareja parece nunca escucharte ni importarle las cosas que te pasan y te importan. Esto incluye lo que te gusta, tus intimidades, o cuando te sientes mal, estás preocupad@, etc.

5) Tu pareja te miente, o tu mism@ te descubres a ti mism@ mintiendo o escondiendo información. Esto puede ser por miedo a cómo va a reaccionar o porque no confías en tu pareja para contarle tus temas íntimos.

6) Sientes que desde que estás con tu pareja, estás involuntariamente más aislad@ de tus seres queridos. Más o menos claramente, tu pareja tiene conductas que te disuaden de juntarte con tu familia, amigos, etc. Lo mismo sucede con tu desarrollo laboral e intereses. Cuando tienes éxito en tus proyectos e intereses, tu pareja o no le importa, o los denigra o critica. Siempre evalúa tus proyectos e intereses por como él o ella lo ve, no por como tú lo ves.

7) Ustedes pelean constantemente, en un periodo extendido de tiempo, sin que haya ningún factor traumático o realmente estresante de por medio (muerte de un ser querido, incertidumbre laboral, etc.). Esto se exacerba cuando siempre en las peleas tú tienes la sensación de que o hacen lo que el otro quiere o se acaba la relación. Nunca hay una búsqueda común de soluciones, que los implique a ambos, y siempre sientes que la relación misma está en peligro. Esto se ve claramente cuando constantemente terminan y vuelven.

8) Tú o tu pareja, o ambos, presentan celos reiterados respecto al otro. Esto es poco saludable tanto si los celos son irracionales o realmente tienen una base real de infidelidad.

9) Algunos de los dos o ambos controlan constantemente lo que el otro hace, pues no confían o les da miedo lo que va a hacer. Esto incluye revisar mail, redes sociales, etc. También incluye criticar constantemente al otro, siempre mostrando lo malo, tratando de hacer que haga lo que al otro le parece bien. Tu pareja es un adulto, y como tal sabe cómo manejarse por la vida y tiene derecho a elegir lo que quiere. A su vez, tú tienes derecho a elegir si eso te gusta o no, pero no a coartar al otro de ninguna forma.

10) Por último, es claro que la relación está mal cuando alguno de ustedes o los dos se gritan, se garabatean, se amenazan, se extorsionan, tratan al otro con ironía y comentarios denigrantes, golpean cosas, o directamente se maltratan físicamente (agarrones, empujones, golpes). Estas últimas conductas deben ser denunciadas a la policía, tanto si eres víctima, agresor o testigo. Son conductas ilegales e inaceptables, que no tienen justificación de extenderse en el tiempo.

“Como comentario final, todo esto en teoría se puede arreglar con trabajo mutuo o junto a un profesional, pero es importante tener la alerta puesta para no caer en acostumbrarse a ello y por tanto a una vida insoportable. El arreglo puede ser que la relación cambie, o simplemente termine. De cualquier forma, lo importante es que tú te sientas bien y tranquil@. Es tu derecho, por lo que no te descuides”, concluye Martín López Valdés, psicólogo.

Y recuerda, si existe violencia psicológica o física en tu relación, es necesario que denuncies los malos tratos a una de las entidades del país, como los Juzgados de Familia, a Carabineros, a la Policía de Investigaciones o el Ministerio Público. ¡No seamos cómplices #Cosmolovers!

Comenta este post

cerrar