Cerrar
Por Autor: Lola Fernández.
Email WhatsApp Compartido por 5 personas
26.10.2018

¿Por qué mis relaciones no están funcionando?

Si todos tus amores terminan en bomba de humo, algo está fallando. Es el momento de revisar problemas en tu sistema “romántico”.

¿Por qué mis relaciones no están funcionando?

Dejemos a un lado los rodeos: es hora de que analices con lupa qué está ocurriendo. El hecho de que no resulten tus intentos de alargar las relaciones apunta a que, posiblemente, estés utilizando la estrategia equivocada. Y aunque da vértigo autoexaminarse, debes ver el lado bueno: si hay algo que puedes cambiar, es a ti misma. Montserrat Ribot, psicóloga, coach y autora del libro Amor de verdad. Cómo encontrarlo y hacer que dure (Ed. Zenith), tiene claro que lo primero es replantearse dónde y cómo aparece: “Si tu criterio es superficial, encontrarás eso: superficialidad. Si buscas en apps, lo único que hallarás son conquistas de una noche. En cambio, si te lo tomas todo con más tranquilidad, la cosa puede cambiar. Es como encontrar socio para un negocio: no debes fiarte del primero que pasa”.

El secreto del éxito

La inseguridad tampoco juega a tu favor: prohibido conformarse con lo primero que surja. Y no te dejes llevar por el romanticismo: te hará confundir la pasión y la atracción sexual con el amor de verdad, y sentirás que quien tanto te gusta tiene que ser, por fuerza, tu media naranja. ¡Error!

No resulta difícil cambiar el chip. ¿Cómo? “Lo más importante es trabajar la autoestima. Convéncete íntimamente de que eres estupenda por ti misma, de que tu valor no depende de lo que tienes o de tu aspecto físico. Esto te ayudará a elegir a quien mejor encaja contigo”, señala la psicóloga. El segundo paso para lograr dar en el clavo es zanjar los miedos. “Ábrete a conocer, a tratar de conectar realmente con la otra persona. Sé acogedora y abandona resentimientos absurdos o posiciones defensivas”, recomienda Ribot, que da, además, un mensaje definitivo: “Quédate con quien sea más afín a ti y profundiza más allá de su manera de vestir o del hecho de compartir una afición, pasando por alto lo sustancial: los valores y los estilos de vida, afectivos y sexuales”. El amor eterno (o casi) te está esperando.

Estrategias que funcionan: La teoría está muy bien, pero es fundamental llenar la caja de herramientas para llevarla a la práctica. Estos trucos funcionan. Recurre a ellos sí o sí.

LA LISTA “MÁGICA”
En los momentos de debilidad, nada como un recordatorio por escrito acerca de cuáles son tus deseos. Detalla en una hoja las cualidades y formas de ser que más te atraen y limítate a ella.

FUERA MÁSCARAS
A menudo los desastres sentimentales se construyen sobre malentendidos. Para evitarlos, debes aclarar desde el primer encuentro cuáles son tus intenciones. Pon las cartas sobre la mesa en los inicios.

VÉNDETE BIEN
A veces caemos en la tentación de sentir pena por nosotras mismas o hacernos las víctimas. Olvídate. Aunque estés decepcionada y dolida, ofrece tu mejor versión. Que brille esa sonrisa.

LA HORA DEL SEXO
Que haya buen entendimiento en la cama está bien pero… ¿Urge tanto llevarlo a la práctica? Antes de la primera noche, averigua cómo es él o ella y comprueba si sus personalidades y proyectos de vida encajan. Y ahí decidirás.

¡Cuidado con las falsas relaciones!

Los expertos han hecho saltar las alarmas: hay una epidemia de lo que Montserrat Ribot denomina “pseudorrelaciones”, o lo que es lo mismo, salir con personas que solo llaman cuando les apetece, sin adquirir un compromiso. “Mucha gente se queda atascada en este tipo de dinámicas y se limita a esperar a que suene el teléfono”, dice la psicóloga. Pero esta trampa se evita con autoconfianza. Di claramente: “Aunque me gustes, no eres lo que quiero para mí”. Y supéralo.

Comenta este post

cerrar