Cerrar
Por Artículo original: Cosmo MX
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
18.02.2019

Cerebro vs. corazón, ¿cómo tomar la mejor decisión?

Todas las personas son distintas, pero tomamos decisiones de la misma manera, ¿Razón o emoción?

Cerebro vs. corazón, ¿cómo tomar la mejor decisión?

El rush de la vida diaria nos lleva a tomar decisiones, unas más serias que otras pero que, al final, pueden afectar el ritmo de nuestro día e incluso nuestro futuro. Si bien cada individuo es distinto y piensa de diferentes formas, podríamos decir que cuando debemos de elegir algo, existen dos tipos de personas: aquellas que eligen basándose en la lógica y otras que siguen sus emociones.

Cerebro vs. Corazón: ¿Cómo tomar la mejor decisión?

“Enfrentar un dilema y saber cómo avanzar es algo que nos puede llegar a agobiar, y eso nos empuja a que, en la mayoría de las veces, dejemos que nuestras emociones sean las que deciden lo que hay que hacer. Aunque esto no tenga nada de malo, es bueno que esa emoción esté acompañada de nuestra parte lógica, para así ser más prudentes a la hora de tomar una decisión”, comentó Rocío Cardosa, project manager de AdoptaUnChico.

Es por eso que la experta nos comparte algunos puntos que nos ayudarán a decidir mejor:

Analiza las cosas

A pesar de que hemos escuchado que debemos de seguir a nuestro corazón, cuando nos encontramos en una situación en la cual tenemos que irnos con ‘melón o con sandía’, es necesario pensar en todos los escenarios posibles. Tal vez una lista de pros y contras sea nuestra mejor aliada durante un proceso de elección.

No apresures las cosas

Si tomas una decisión apresurada probablemente te arrepientas después, pues quizá no hayas tomado el tiempo suficiente para considerar las consecuencias. De hecho, el ganador del Premio Nobel de Economía, Daniel Kahneman, comenta en su libro Thinking Fast And Slow, que el pensar rápidamente se ve más afectado por nuestras emociones a comparación de hacerlo más lento. Así que es mejor dejar enfriar las cosas antes de que nuestro humor nos haga tomar una decisión precipitada.

¿Qué quiero para mí?

Siempre debes de pensar primero en lo que deseas y en lo que será bueno para ti. Empieza a ser un poco más egoísta, y deja de pensar que este adjetivo es algo malo. De acuerdo al portal Psychology Today, existe el “egoísmo bueno”, algo que permite crear una situación ganar – ganar entre las partes involucradas ya sea dentro de una elección o en cualquier situación a la que te enfrentes.

Pide una segunda opinión

¿Ya sabes lo que vas a hacer pero aún tienes dudas al respecto? Hablar con alguien más puede darte una nueva perspectiva que reafirme lo que tenías en mente, o que encamine aquello que te tiene sin dormir. Si bien es cierto que la toma de decisiones debería de ser algo personal, nunca está de más tener una segunda opinión.

Comenta este post

cerrar