Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
11.03.2009

Fiestas peligrosas

El mundo vivió una importante revolución sexual en los años 70. Las mujeres luchamos por los anticonceptivos y hasta el día de hoy seguimos peleando para obtener la libertad que merecemos sobre nuestra vida sexual. Después de todo, es sólo nuestra y podemos hacer con ella lo que se nos antoje sin que nadie nos […]

fiesta.jpg

El mundo vivió una importante revolución sexual en los años 70. Las mujeres luchamos por los anticonceptivos y hasta el día de hoy seguimos peleando para obtener la libertad que merecemos sobre nuestra vida sexual. Después de todo, es sólo nuestra y podemos hacer con ella lo que se nos antoje sin que nadie nos diga “suelta”.

Pero creo que hay una gran diferencia entre libertad sexual y estar simplemente fuera de las casillas. Las fiestas “Poz”, en Nueva York, comenzaron a celebrarse en la década de los noventa siendo un evento donde grupos de hombres gay con sida se juntaban a tener sexo sin protección. Así, se sentían tranquilos al tener relaciones sexuales porque no estaban infectando a nadie. Más de diez años después, sin embargo, estas fiestas se han diversificado y congregan gente de cualquier sexo, con o sin sida. ¿Me explico? Gente que está completamente sana, pero que quiere sentir el “peligro” de relacionarse con otros que son portadores del virus sin saber quién lo tiene y quién no. Obviamente estas fiestas no son aprobadas por la ley, pero es lamentable la cantidad de cosas que no lo son y siguen sucediendo.

Cuando me enteré de esto lo primero que pensé fue que la gente no se tiene ningún respeto a sí misma. Toman la vida como algo light y que cuando se pierde tiene la misma importancia que si extraviaras un calcetín. Para mí, mi vida y mi cuerpo son sagrados y los cuido como tal. No puedo entender que alguien por mero gusto se arriesgue a contraer un virus mortal. Por más que le dé vuelta en mi cabeza no logro encontrar lo “emocionante” de saber que estás haciendo algo que literalmente te puedo causar la muerte.

Que tengan un gran día

Andrea

También puede interesarte

Comenta este post

cerrar