Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
02.07.2010

Invierno puertas adentro (:)

Me he estado preguntando por qué cada invierno tiendo a deprimirme (algunos años más que otros, pero en general me cuestan). Lloro bastante, hay días que no me levantaría y a veces muero de ganas de escaparme de TODO, y aunque mi faceta ultra responsable lo supera todo, mi cara muchas veces lo delata. Pero […]

invierno.gif
Me he estado preguntando por qué cada invierno tiendo a deprimirme (algunos años más que otros, pero en general me cuestan). Lloro bastante, hay días que no me levantaría y a veces muero de ganas de escaparme de TODO, y aunque mi faceta ultra responsable lo supera todo, mi cara muchas veces lo delata. Pero con el tiempo he ido aprendiendo que en invierno tengo que vivir distinto, y que si los animales “inviernan” ¿por qué nosotros no?
Entonces, comprendo que me quiero poner un sweater que me envuelva y me haga sentir protegida, y me hago caso; entiendo que sólo quiero tomar sopa, y me preparo unas bien rica (la ensalada de lechuga me parece un suplicio en esta época). También siento que los sábados lo único que quiero es quedarme todo el día en la casa con pijama, cocinando muffins… y aunque esto me cuesta más porque tengo hijos, el fin de semana pasado lo hice y al final terminamos toda la familia vistiéndonos como a las 4 de la tarde :). Como si fuera poco, también reconozco que lo único que quiero es que me abracen, me aprieten y me den besos, así es que comencé a pedirlo en voz alta.
Porque al final es normal que con el frío queramos estar abrigadas, ojalá dentro de la cama con un té y una barra de chocolate… entonces, ¿por qué no?
Proteje tu cuerpo, cuídalo, abrígalo, duerme más ¡lo necesitas! Soy adicta al chocolate 70% cacao y en esta época me lo permito “casi” sin límites, es una manera de hacerme cariño. ¿Tienes alguna forma de regalonearte en invierno?

Un abrazo fuerte,
Caro.

Comenta este post

cerrar