Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
21.07.2010

Reconocer un problema

Es muy fácil darse cuenta de los problemas de los demás. La amiga que siempre elige el mismo tipo de novio y cuando el fresco la abandona se pregunta por qué le pasa a ella, el amigo que toma más de la cuenta los fines de semana o el otro que se queja de su […]

urgida.jpg

Es muy fácil darse cuenta de los problemas de los demás. La amiga que siempre elige el mismo tipo de novio y cuando el fresco la abandona se pregunta por qué le pasa a ella, el amigo que toma más de la cuenta los fines de semana o el otro que se queja de su vida, pero no hace nada para cambiarla. Sin embargo, no es igual de fácil el percatarse de los problemas propios. De hecho, es terriblemente difícil. ¿A quién le gusta encontrarse algún dilema? ¿No es más fácil actuar como si todo estuviera perfecto que enfrentar esa pulgita que nos molesta en el oído? Y no importa el tamaño del problema. Puede ser algo enorme, como que nuestra mejor amiga es una mala influencia, o algo más simple, como que una excesiva responsabilidad no permite disfrutar la vida como es debido (mi caso). Me pregunto por qué será tan difícil sentarnos tranquila, escribir o pensar un rato y enfrentar esa cosa que molesta, que hace que las cosas se sientan fuera de lugar, y actuar para mejorarnos. A veces creo que es porque a la mayoría de las personas les cuesta afrontar los cambios y reconocer un problema y solucionarlo es un gran cambio. O quizás sea, porque reconocer un problema es reconocer que no eres perfecta y eso a veces no es soportable.
¿Les ha pasado que les cuesta reconocer algún dilema que están viviendo?

¿Qué te hace falta reconocer?

un abrazo
Andrea

También puede interesarte

Comenta este post

cerrar