Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
07.12.2010

Hacer lo correcto

Hace unas semanas tuve una fuerte pelea con mi adorada hermana chica. El tema es que yo siempre supe que si hacía tal cosa iba a tener una fuerte pelea con ella. Y lo hice. ¿Por qué? dirán ustedes. ¿Por qué no mejor me ahorré un mal rato y no hice lo que sabía que […]

checklist.gif

Hace unas semanas tuve una fuerte pelea con mi adorada hermana chica. El tema es que yo siempre supe que si hacía tal cosa iba a tener una fuerte pelea con ella. Y lo hice. ¿Por qué? dirán ustedes. ¿Por qué no mejor me ahorré un mal rato y no hice lo que sabía que me iba a llevar a pelear? Porque sabía que era lo correcto. Estaba muy al tanto que las cosas podían salir mal, que ella se iba a enfurecer y yo, con lo sensible que soy, quizás terminaría llorando. Pero también sabía que si no lo hacía, mi hermana seguiría corriendo peligro y si le llegase a pasar algo algún día y yo recordara que en el momento en que pude decir algo no lo hice por evitar una pelea, me iba a querer morir.

¿Qué difícil, no? Los papás nos dijeron cuando éramos chicas que había que ser buenas personas, siempre decir la verdad y hacer lo correcto. Pero creo que muchos se olvidaron de mencionar que no siempre hacer lo correcto es fácil. Confesar que metiste la pata en el trabajo, terminar una relación, porque ya no sientes lo mismo que antes, decir a algo que “no” cuando todos te están presionando, seguir a tu corazón, aunque todos te digan que estás equivocada, pero tú sabes que no es así…

Yo les confieso que a mí me ha costado caro el hacer lo correcto para mi vida. Tuve que pelear, llorar, abandonar y botar todo al piso antes de renacer y armarlo todo de nuevo, pero esta vez con una base mucho veces más sólida. Y hoy puedo decir feliz de la vida que no me arrepiento de nada. Que es mucho, mucho más fácil callar, hacerse la tonta, ignorar o lo que sea necesario para evitar un mal rato, cara, discusión, pelea o incluso la rabia más absoluta de alguien a quien amas. Pero que al final actuar según tu corazón te libera, te permite madurar y sentirte orgullosa de ti misma, una sensación verdaderamente impagable.

Para mí siempre vale la pena el hacer lo correcto. Porque al final del día sólo soy yo y mi conciencia.

Un abrazo enorme

Andrea

Comenta este post

cerrar