Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
10.01.2011

Estás soltera? Qué envidia!

El fin de semana me di cuenta de algo que hace tiempo venía escuchando de muchas personas que hoy están casadas y tienen mi misma edad y haciendo también un resumen de todos quienes han reclamado en las anteriores columnas, de que ser soltera es lo máximo a cualquier edad, hoy les doy la razón. […]

Estás soltera? Qué envidia!

3308385222_50ac260be31.jpg

El fin de semana me di cuenta de algo que hace tiempo venía escuchando de muchas personas que hoy están casadas y tienen mi misma edad y haciendo también un resumen de todos quienes han reclamado en las anteriores columnas, de que ser soltera es lo máximo a cualquier edad, hoy les doy la razón.

Siempre lo he sabido y como estoy conciente de eso, siempre lo he disfrutado al máximo. La soltería o el estado de “no compromiso serio” o de “bajo nulo régimen marital” o de “des-concubinato formal” tiene muchísimas ventajas que –NO LO NIEGUEN- muchos de los que hoy están en una etapa más formal de la vida,  que ya pasaron por la iglesia de blanco, o ante algún machi o artista open mind que los casara, y que para mayor remate ya aportaron su granito de arena al mundo y no me refiero a que hayan plantado un árbol o escrito un libro, sino más bien, que trajeron un hijo a la humanidad, pierden en algunos casos, la libertad que las y los solteros aún tenemos.

En un principio –Y LO HE VISTO- están todos contentos recién casados, comprando un lugar para vivir juntos, planificando los niños y mascotas, pero al poco tiempo la perspectiva de la vida cambia. No puedo sacarme de la cabeza el discurso de un amigo (que por supuesto perdí después que se casara) cuando con anillo en mano me decía que ya era hora de que yo las riendas de la vida, que no todo era carrete, sexo y Jack Daniels, que no podía seguir yendo tan seguido al mismo bar o bailar en la discoteque de moda porque ahí jamás encontraría al amor de mi vida (a él se le olvidó donde encontró al suyo!) y me miraba desde “otra perspectiva” taaaaan como…de superioridad, cuando hasta hace pocos meses antes de su matrimonio estábamos pasándolo increíble carreteando y usando la máquina de redcompra como teléfono satelital y saliendo de los bares junto con los garzones y poniendo la clave de la alarma.

Así pasó el tiempo, no mucho y ahí lo he visto pasar con cara de melancolía, cuando huele un copete de lejos se le estira la trompita, escucha cualquier canción con un poco de ritmo y salta a bailar y cuando me ve, me abraza tan fuerte y con tanto sentimiento que puedo sentir su alma como me dice… “amiga, cómo te extraño y por favor no te cases”. No dudo que es feliz, muy feliz y no cambiaría nada de lo que hoy tiene por volver a ser como antes, pero sí se nota cuando algo hacen mal y se pierden en formalidades y protocolos familiares y se olvidan de disfrutar, de hacer lo mismo que hacían antes cuando se enamoraron, locuras, cosas divertidas, románticas, salir, bailar, todo eso que yo puedo hacer sin límites, porque no tengo perros ni gatos que alimentar antes de salir, hijos que hacer dormir, pega que terminar, ni horarios que cumplir. Y en él represento a muchos.

El facebook es la prueba viviente de lo que les pasa cuando no manejan bien sus relaciones y se empiezan a coartar las libertades, aunque lógicamente teniendo hijos las responsabilidades cambian, pero el tema está en que siento que se auto castigan y se niegan a disfrutar y no dejan tampoco disfrutar al otro, si salir a carretear con tu pareja o sin tu pareja no tiene por que significar caras largas o el divorcio!… siempre que pongo algo en el muro de facebook como, “hoy asadito” , “piscina con las amigas y caipiriña”, “al campo a tomar sol” , “arreglándome para salir a bailar” , “¿el motel se puede pagar con Visa?” o “en el cuarto Jack Daniels” no alcanzo a actualizar la página cuando empiezan los retos o lamentaciones:
–    Quién como tú!
–    Qué envidia!
–    Shhh para de gozar, no estas en edad ya
–    Cuéntate una de vaqueros
–    Mish! La media novedad
–    Tú no cambias
–    Oye! Falta aún pal 2012
–    Cuida tu salud, ya no eres joven
–    Te voy a acusar a tu papá
–    Hasta cuándo!?

Pero todos, todos los que me hacen alguna crítica me han puesto antes en el comentario del muro un “me gusta” y la mayoría me pregunta por interno dónde voy a estar…y un importante porcentaje, llega.

Así mujeres y hombres. El otro día fui a una comida y conocí mucha gente interesante, me reí muchísimo con ellos, todos casados con hijos…y con más de uno!! Por Dios casi morí cuando escuché que ya estaban planeando el tercero…pero me reí tanto porque eran geniales, les juro…muchas historias de soltería, muchas historias en pareja y entretenidos, súper jugados aperrados, salen juntos todos, se divierten, se van a la playa, se cuentan todo, comparten, carretean, toman y viajan en parejas, así quiero ser yo, tener a alguien que le guste seguir viviendo y seguir pasándolo bien, claramente muchas cosas cambian y ya seguramente no estaré en el bar hasta que le ponen la reja a la barra, o bailando hasta que empiezan las canciones malas de los Prisioneros a las cuatro de la mañana, pero tengo la esperanza de seguir siendo yo misma el día que me case, no sentir envidia de los que hoy pueden salir, viajar, gastarse sus lucas en lo que quieran, aunque sea una banalidad.

No quiero ser de esas personas que se encuentran con algún compañero de curso que te cuenta que se acaba de separar y aunque lo ves triste, te alegras enormemente por él, porque tu primer comentario es…tranquilo hombre, ahora vas a empezar a disfrutar la vida otra vez…lo mismo para las mujeres, que cuando las ves (y eres de esas casadas arrepentidas) y te cuentan que siguen solteras, intentas amargarle el pepino diciéndoles disimuladamente, ¿y cuántos años tienes ya?  ¿ningún hijo? ¿nada serio con el tipo ése de la otra vez? , “yo estoy feliz con mis niños, no sabes el regalo de Dios que tengo de esposo!”, cuando en el fondo mueres de ganas de volver a ir al mall a gastarte el tiempo y la plata en ti misma, en arrancarte con tus amigas a la playa con una caja de copete y otra de fideos, comprarte el auto que tú quieres y no uno con 8 asientos y autoadhesivo de “bebe a bordo” sino con una chica súper poderosa como el que tengo yo.

Creo que, la mano está en saber hacerla, no se puede ser eternamente joven, ni eternamente irresponsable, ni mucho menos una persona que sólo viva del carrete y la fiesta toda la vida, pero mucho menos es necesario ahogarse en el matrimonio y los hijos, si mal que mal mientras seamos jóvenes podemos aún recuperar la magia de divertirse, lo veo como algo fundamental para la complicidad y carácter de la pareja porque se ríen, divierten, vuelven a coquetearse, bailar, cantarse y mirarse como antes es cosa solamente de que se organicen y revivan, y hablo sólo por aquellos que empiezan a sentir en el fondo del corazón la envidia del que está soltero o la nostalgia por sentir ahora que es un pecado capital pasarlo bien…porque las parejas entretenidas sí existen, yo las vi y ninguno tiene más de 35 años.

Comenta este post

cerrar