Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
20.04.2011

Sello K: la previa

No, no, no. Esto no tiene nada que ver con los besos, arrumacos, gemidos y calentura previos al acto sexual. Esto tiene que ver con el tiempo previo a que nuestra relación de pareja se vaya a la cresta. Porque hay señales, signos y sensaciones que claramente no podemos y no queremos ver porque están […]

Sello K: la previa

No, no, no. Esto no tiene nada que ver con los besos, arrumacos, gemidos y calentura previos al acto sexual. Esto tiene que ver con el tiempo previo a que nuestra relación de pareja se vaya a la cresta. Porque hay señales, signos y sensaciones que claramente no podemos y no queremos ver porque están mezclados con otros factores como el enojo, la rabia y la desesperación. Lo bueno de la previa antes de la muerte amorosa es que no es distinta para hombres y mujeres y así podemos detectarla a tiempo. Un punto a favor dentro de un tema tan negro y sombrío.

Porque cuando comenzamos a sentir pocas ganas de tener sexo o hacer el amor (no es lo mismo) a quien supuestamente amamos, nos decimos a nosotros mismos, “mismo, estás estresado, la pega te tiene loco, no porque no me caliente significa que esto se está terminando”. Pero se nos cruza alguna chiquilla hot y las hormonas empiezan a hervir como tetera de campo. O en el caso de las señoritas se aparece algún tipazo buena pinta y también como tetera de campo. Digamos las cosas como son. Entonces nada que ver la tesis del stress.. es sencillamente porque nuestras parejas ya no nos estimulan sexualmente. Señal número 1 de La Previa de terror.

La señal número 2 es la intolerancia. Que ya ni siquiera aplica cuando se está discutiendo, esa es normal. Es cuando te pregunta algo, tú le contestas y te dice “mi amor no te escuché, qué?”. Ah no! Cómo cresta no me entendiste! Y gritos para allá y gritos para acá. Es cuando te dice “cómo estuvo el día” y uno no quiere ni responder. Es esa intolerancia que en la tranquilidad de tu almohada no te hace sentido y para pedir perdón le extiendes la pierna para hacerle cariño… pero no mucho… porque te da calor.

La última señal es terrorífica, pero uno no se da cuenta porque viene acompañada de un sentimiento glorioso. Cuando uno se hace la paja mental con otra persona. Ufa! Con la compañera del trabajo, con la hermana de tu mejor amigo, con la secretaria hasta con la mina que te atendió en una tienda. Mientras menos importante es la persona con que te imaginaste enamorándote más grave el síntoma. Es que hacerse la paja mental para sentir algunas cosquillas locas en la guata es como sacarse la costra porque duele pero igual es rico. Señal número 3.

Es que la muerte de cualquier relación sí es anunciada. Viene en código morse pero es posible leerla… sólo date la lata de descifrarlo.

Comenta este post

cerrar