Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
10.06.2011

El poder de tu fondo de pantalla

Nunca leí The Secret, pero como todo el mundo hablaba de él y no había revista que no dijera algo de la ley de atracción, fui haciendo de esta idea cada vez más mía. Entonces, desde hace un par de años voy por la vida en positivo, segura de que siempre me irá bien, focalizando […]

El poder de tu fondo de pantalla

Nunca leí The Secret, pero como todo el mundo hablaba de él y no había revista que no dijera algo de la ley de atracción, fui haciendo de esta idea cada vez más mía. Entonces, desde hace un par de años voy por la vida en positivo, segura de que siempre me irá bien, focalizando metas y caminando directo a ella independiente de que en el camino a momentos parece que todo fuera a decaer. Y así, casi por arte de magia, todo lo que me propongo lo logro.
Y para eso les quiero compartir algo que llevo haciendo y que, hasta ahora, me ha funcionado a la perfección. Cuando tengo claro que es lo que quiero cumplir, busco una imagen que lo ejemplifique y lo pongo de fondo de pantalla en mi computador. Como paso gran parte del día frente a él, esta imagen me recuerda consciente e inconscientemente mi meta, me hace planearla, pedirla y buscarla todos los días… y ¡se cumple!

¿No te convence? Te cuento tres cosas que ya me han pasado.

La primera vez que lo aplique fue porque tenía ganas de ir a NY, no tenía ni un peso, pero estaba segura que iba a ir. Entonces, busque una foto del Central Park, pero no cualquiera, tenía que ser real y dar la sensación de que estaba ahí. Encontré una que me sentía mirando la laguna incluso tenía un pedazo de reja plastica muy fea, pero le daba su cuota de realidad necesaria. ¡A los tres meses me invitaron!
Despues quise ir a París y de nuevo hice el mismo ejercicio, tuve un tiempo una foto de una calle, pero era muy gris y no llegaba nunca el viaje… entonces la cambié por una que sale la Torre Eiffel pero no está mirada desde el cielo, no está retocada y no da para postal… Se ve Paris de una forma muy especial… Ya tengo pasajes para ir en septiembre de vacaciones con mi marido. Junte todos los dólares premios y algunos ahorros que tenía y sin endeudarme compré los pasajes.
Lo último que se me cruzó por la cabeza fue que me quería comprar departamento, pero no en cualquier parte, si no a pasos del colegio de mis hijos. Y como está en un lugar en que el precio metro cuadrado es altísimo, todos me decían que con la poca plata que tenía era muy difícil encontrar algo que pudiera pagar. Parecía una tarea titánica pero sabía que lo lograría. Entonces busqué en google el sector donde podía estar y lo puse de fondo de pantalla, era un simple mapa pero con todos los nombres de la calles a cinco cuadras a la redonda del colegio… me pase algunos meses mirando el portal inmobiliario, llamando y caminando por las calles hasta que apareció uno que parecía que me estaba esperando, un piloto que alguien había tenido reservado pero que devolvió justo antes que yo preguntara en el edificio… y así sucesivamente… me aprobaron el crédito, tuve el pie y en julio me cambio.
No tengo duda de que las cosas que nos proponemos con firmeza las logramos. Ahora tengo una foto de lavandas… solo busco armonía y paz para vivir los meses que vienen.

Un abrazo lleno de esperanza.
Caro.

Comenta este post

cerrar