Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
20.07.2011

Sello K: 1 vida, 10.000.000 de recuerdos

Nuestra vida será definida por números. Al final de nuestra existencia habremos conocido 3.417 personas, soñado 128.942 sueños, comido 15 toneladas de alimentos, sonreído 3.896.312 veces, creado 100.000 kilos de basura, besado a 256.784 personas y llorado 165 litros de lágrimas. Nuestro huella por la Tierra estará formada por materia, procesos y acciones. Y será […]

Sello K: 1 vida, 10.000.000 de recuerdos

Nuestra vida será definida por números. Al final de nuestra existencia habremos conocido 3.417 personas, soñado 128.942 sueños, comido 15 toneladas de alimentos, sonreído 3.896.312 veces, creado 100.000 kilos de basura, besado a 256.784 personas y llorado 165 litros de lágrimas.

Nuestro huella por la Tierra estará formada por materia, procesos y acciones. Y será sensible para nuestros familiares, descendientes e incluso datos en Internet. Pero, ¿qué será para nosotros?. Nada. Desnudos, con frío y arrugados llegamos a este mundo; y desnudos, fríos y arrugados lo dejaremos. Lo más antiguo que poseeremos serán nuestras células cerebrales, aquellas que guardarán cada imagen, pensamiento, tristeza, felicidad y entusiasmo que marcarán nuestras vidas.

Que importante, entonces, es hacer de nuestro tiempo prestado en esta roca algo memorable. No para el resto, para nosotros. Ríete fuerte, come lo que se te antoje, haz el amor cuantas veces quieras, equivócate, arriésgate, pide perdón, grita, toma más de la cuenta… porque cuando estés con arrugas, con frío y desnudo no importará si ganaste el sueldo mínimo o $9.000.000 al mes, si apenas te alcanzaba para la micro o tenías un chofer, si comiste un hot dog de $500 o langostas de $40.000… lo que sí importará será lo que grabaron tus células cerebrales, las imágenes de tu vida y cómo aprovechaste el don de respirar, el don de ser consciente de tu existencia, el don de poder manejar tus acciones.

Qué cresta te importa si le caes mal a alguien o si no aprueban tu forma de reírte o que tipos de chistes encuentras graciosos. Esta es tu vida, esta es tu oportunidad, LA ÚNICA, de ser feliz. Cuando te vayas nadie va a revisar tus células cerebrales y definirá si tu existencia valió la pena o no, eso lo decides tú.

Haz que tus células cerebrales te hagan sonreír a ti. Haz que tus células cerebrales te hagan gracia a ti. Haz que tus células cerebrales graben momentos que, cuando cierres los ojos, pase lo que pase luego de irte, te hagan dejar este Universo en paz. La felicidad es como nuestro paladar: todos sienten distinto. Que tus 19.438.234.123 pensamientos sean valiosos… para ti.

Comenta este post

cerrar