Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
18.04.2012

El rincón de la novia: ¿Estoy sola en este barco?

El otro día pensaba en lo entretenido que puede ser para nosotras organizar un matrimonio, y lo aburrido que llega a ser para algunos hombres. Digo algunos, porque hay muchos a los que sí les interesa participar absolutamente en TODO, desde la elección de las flores hasta el mantel de las mesas. Pero no fue […]

El rincón de la novia: ¿Estoy sola en este barco?

El otro día pensaba en lo entretenido que puede ser para nosotras organizar un matrimonio, y lo aburrido que llega a ser para algunos hombres. Digo algunos, porque hay muchos a los que sí les interesa participar absolutamente en TODO, desde la elección de las flores hasta el mantel de las mesas. Pero no fue mi caso…

Era enero y veía que los días pasaban y pasaban y mi futuro marido, no mostraba indicio alguno de definir fechas o posibles lugares para el “gran día”. Fue en ese instante que asumí que no sería una tarea fácil y decidí  tomar las riendas del asunto.

Partí por plantear el tema. Sin embargo, cada vez que lo hacía mi pololo me miraba con cara de estás loca y agregaba siempre: “amor hay tiempo para ver todo”, y claro tiempo quedaba pero lo que él no entendía es que teníamos que fijar ciertas cosas. No sé como lo hice,  pero finalmente logré que se metiera en el asunto y qué sorpresa se llevó cuando se dió cuenta de los lugares elegidos, ya estaban copados para los días que habíamos fijado. Me miró y me dijo: “¿tanta gente se casa?” a lo cual respondí: “Sííí amor!!! no somos los únicos que nos casamos, ¿pensaste que nos iban a estar esperando a nosotros?”, se rió y me dijo: “parece que tenías razón, tendremos que buscar otros lugares”. Admito que me sentí satisfecha con esas palabras pero después reflexioné: “¿tendremos?… me suena a muchos”…

Sería injusta si no reconociera que luego de este episodio, él se puso las pilas, pero empezamos a discutir por todo. Y me acordé de la famosa frase; “estando de novios se discute mucho más que cuando son pololos” ¡que verdad más grande! y no era que peliáramos todo el día, pero cada vez que teníamos que ver algo del matri era inevitable discutir, porque buscar un salón que se adecuará a nuestras necesidades, que hubiera disponibilidad para el día que queríamos y que coincidiera con la iglesia, no era una tarea fácil.

Nosotros somos de Viña, pero nos casaremos en Santiago, con esta dificultad adcional se podrán imaginar lo que costó hacer coincidir todo. Organizar el gran día no estaba siendo sencillo,  pero sí seguimos siendo felicices y aún queremos que sea un momento inolvidable.  Así que les aconsejo que si les “tiraron” “La Roca”, dijeron “Sí, Acepto”,  no pierdan un segundo para definir lo que más puedan.

 

 

También puede interesarte

Comenta este post

cerrar