Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
17.05.2012

Mi amigo gay: Mall de Hombres

La última vez que les conté sobre Camilo estaba algo molesto porque lo tenía algo olvidado. Bueno, al fin nos vimos y ya se le pasó su neura nostálgica de tardes de amistad y a mí la rutina me permitió ciertos espacios para pasar el rato con él y ponernos al día. Me llamó el […]

Mi amigo gay: Mall de Hombres

La última vez que les conté sobre Camilo estaba algo molesto porque lo tenía algo olvidado.

Bueno, al fin nos vimos y ya se le pasó su neura nostálgica de tardes de amistad y a mí la rutina me permitió ciertos espacios para pasar el rato con él y ponernos al día.

Me llamó el fin de semana que necesitaba de mis servicios de amiga para ir al “Mall de Hombres”. Jajaja así le decimos al Mall Sport, no vamos nunca, pero LA vez que entré quedé impactada lo masculino que es, y Camilo…nunca había ido.

Necesitaba comprar unos guantes que nunca entendí para qué eran y todavía tengo la duda si él en algún minuto supo lo que estaba buscando.

En fin, mientras que Camilo entraba tienda por medio preguntando, a mí me dieron ganas de ir al baño. Debo decir que Camilo odia mis idas al baño, tengo menos retención que mujer embarazada y aguantarme es simplemente imposible, incluso me ha bajado la presión del puro estrés.

En fin, entré al baño y ¡qué maravilla! Era enorme, no había cola (la del Parque Arauco siempre es del terror), estaba limpio, sin olores, había papel…me quería morir de felicidad. Fue tanto, que 20 minutos más tarde Camilo entró a búscame. “Sol, sé que este baño es increíble, pero qué haces acá?!”. Disfrutando el momento y un baño muy agradable, le dije, no entiendes.

Obvio, en un mall de hombres no hay mujeres que hagan fila por el baño. Mall Sport, un punto a tu favor. Salimos, y Camilo estaba frustrado porque no encontraba lo que estaba buscando, entonces, tuvo una mala idea. “Amiga, seamos hombres por una hora y actuemos como ellos, hagamos lo que ellos harían en esta cosa”. Ok, vamos.

Grave error su idea, y gran mistake la mía de seguirle el juego. Primero me hizo entrar a todas las tiendas. Next, next, next, no quiero una caña de pescar, ni pelotas de ningún tipo, jajaja. Y después el gran momento…los juegos que hay en el primer piso.

El circuito colgante fue un NO total, me muero caminar colgando por tronquitos, pero al muro no pude negarme. ¡Afírmense cabros que aquí viene Sole “Roca” Hott! Obvio que yo no estaba preparada, ni vestida para la ocasión, pero Camilo, como tiene un clóset en su auto, apareció con buzos y poleras más cómodas…imagínense mi super look y repleto de hombres por todas partes que te miraban con cara de “qué hace una mina acá?!”.

Listos y preparados Camilo sale con el “competencia Sol?”. 3, 2, 1…partimos. Sin mirar para ningún lado que no sea la cumbre, subí y subí cual lagartija. Pero cuando iba llegando arriba cometí el error de mirar a Camilo quien estaba en el piso…me vino un ataque de vértigo. Agarrada a la pared cual oferta de botas en una tienda, tuvieron que bajarme. Y Camilo…se llevó la peor parte. Cuando dijimos ¡YA! Piso tan fuerte las roquitas donde te paras que pasó el pie de largo y se pegó con el muro en la cara.

Cuando llegué abajo Camilo tenía el labio hinchadísimo y me decía “amiga tengo sangreee!!”. Pobre, se veía como si le hubiesen pegado un combo más o menos. Eso sería todo en el mall de hombres. Una vez en el auto me dice “Amiga, nunca más volvamos, te parece?”. A lo que asentí feliz , éramos un par de loosers mal vestidos. Y después agregó la frase de oro…”igual me da un aire cool el labio hinchado y el tajo, o no? Soy rudo”. Ni les cuento el ataque de risa que nos bajó.

Me puedes seguir en Twitter @solehott

Comenta este post

cerrar