Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
26.07.2012

Sé egoísta, y perdona

Según la Real Academia Española la palabra perdón y el verbo perdonar vienen del prefijo latino per y del verbo latino donāre, que significan “pasar, cruzar, adelante, pasar por encima de” y “donar, donación, regalo, obsequio, dar”, todo esto relacionado a una falta, ofensa, castigo, indignación o ira, eximiendo al culpable de una obligación, discrepancia […]

Sé egoísta, y perdona

Según la Real Academia Española la palabra perdón y el verbo perdonar vienen del prefijo latino per y del verbo latino donāre, que significan “pasar, cruzar, adelante, pasar por encima de” y “donar, donación, regalo, obsequio, dar”, todo esto relacionado a una falta, ofensa, castigo, indignación o ira, eximiendo al culpable de una obligación, discrepancia o error.

Perdonar no es fácil, pero es necesario, y hoy les comento el tema porque tengo una muy buena amiga a la que le he escuchado reiteradamente la frase “yo no perdono”. Y cada vez que la escucho, pienso…”eso no está bien”. No importa la razón o el motivo, prefiero tomar los consejos del Dalai Lama y tal como él dice verlo como un acto de egoísmo, y uno de los más grandes, pero perdonar. Al final del día el beneficio es para mí y yo soy la que se siente mejor.

Suele pasar que no puedes perdonar a alguien porque tu alma no te lo permite. Estás muy enojada, o fue algo que te molestó mucho, una situación irremediable o simplemente no quieres. El Dalai Lama dice “Si no perdonas por amor, perdona al menos por egoísmo, por tu propio bienestar”. Creo que esta frase lo dice todo, perdonar es un don de liberación, te permite crecer y avanzar. Quizás no vuelvas a confiar o hablarle a esa persona, pero por lo menos tú estarás tranquila contigo misma.

Imagínense ir por la vida acumulado “no te perdono”. Es un acto de egoísmo permitido y uno de los más difíciles de lograr, quizás justamente porque es algo egoísta. Pero por otro lado…¿de qué te sirve vivir enojada con alguien?

Además, que te pidan perdón también es un acto valorable y valiente. Es asumir el error o la ofensa. No significa olvidar, pero sí…dejar pasar. Y así como tú perdonas puede que en otra ocasión seas tú la que necesito el perdón de otra persona. Y ¿con qué cara vas a pedir perdón si no eres lo suficientemente egoísta como para perdonar?

Para mí el lograr aprender a perdonar es un must en nuestras vidas, hacerlo una maravilla y el egoísmo perfecto pero por el bienestar personal, algo que siempre hay que tener presente. No perdonar me suena más a algo cómodo e inmaduro, y un acto de superioridad innecesario.

Entiendo que hayan cosas que pueden ser “imperdonables”, pero por último decir “ya ok, te perdono”, te dejará tranquila por un tiempo y se llevará el mal rato. Lograrlo cuesta, pero se puede…querer es poder dicen por ahí. Y de un perdón sólo cosas buenas pueden salir.

Muchas veces he perdonado cosas que no quiero, pero hago el trabajo, pienso en mí y digo “esto lo hago por mí”, “te perdono”. Si nunca más hablé con esa persona no importa, pero el ciclo se cerró.

Una reflexión que creo es importante tener presente en nuestrs vidas. ¿No les parece?

Puedes seguirme en Twitter @solehott

 

Comenta este post

cerrar