Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
09.01.2018

Cuando te sientes mal contigo mism@ (y qué hacer al respecto)

Muchas veces tenemos una mala opinión de nosotros mism@s. Nos sentimos poca cosa, culpables, tristes por cómo somos. Aquí investigamos por qué no tenemos que tomar esto en cuenta y cómo darnos cuenta que somos mucho más que eso.

Cuando te sientes mal contigo mism@ (y qué hacer al respecto)

Alive en inglés significa vivo, y es el título de una canción de Pearl Jam. En ella, su vocalista Eddie Vedder habla sobre el momento en que supo que su padre verdadero no era quien siempre pensó, sino un hombre que no conocía y que había fallecido. Esta revelación lo choqueó fuertemente: No sólo descubrió que el hombre que lo golpeaba y maltrataba no era su progenitor, sino que supo que nunca conocería a su verdadero padre. Como se puede ver, la historia de Vedder sobre sí mismo cambió de un paraguazo. Y él fue testigo de eso.

Esta historia representa el poder de nuestras ideas sobre nosotros mismos. De un momento a otro, una narrativa puede girar en 180 grados, pero nuestra esencia se mantiene intacta. Lo único que ha cambiado es lo que pensábamos de la situación. La realidad sigue igual, siempre estuvo igual. O sea, independiente de las ideas y los juicios que tengamos, hay algo que está más allá, que no cambia.

En el coro de la canción, Vedder concluye que, con todo, todavía sigue vivo. Y eso es lo más importante. Que lo que realmente somos, es eso que no cambia, eso que de hecho nota los cambios.

Muchas veces estamos llenos de ideas sobre nosotros mismos, que no podemos o no queremos dejar ir, aunque nos hagan mal. Pero son solo ideas sobre las cosas, no realidades. ¿Cuando estás durmiendo, estás pensando cómo eres? No, y sin embargo eres. Cuando estás muy concentrado en algo, estás ahí, sin la necesidad de ninguna historia. Cuando haces el amor apasionadamente, eso sucede, sin necesidad de pensamientos. Son todos momentos donde simplemente eres, sin ideas. Y esta es tu verdad profunda. Viv@, sin historia.

Yo te invito a cuestionar lo que sabes de ti. Porque nada está escrito en piedra. Si la historia que te cuentas, las etiquetas que te ponen, te hacen sentir mal – entonces déjalas. Ahí no hay nada real. ¿Por qué recordar la basura, si ya no está presente en nuestras vidas? Actualízate a lo que es real ahora. Me imagino que cuando hay algo viejo y podrido en el refrigerador, lo botas. Con los pensamientos es lo mismo. Pregúntate: ¿te sirve hoy? Si la respuesta es negativa, déjalo ir. Nunca te perderás a ti mism@, sino que quizás, te encuentres por primera vez.

Martín López
Psicólogo Clínico

Comenta este post

cerrar