Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
02.06.2011

Para llevar en caso de S.O.S.

Cuando vivía en Miami, por todo el tema de los huracanes, nos llegó una circular donde había un listado con acciones que había que preparar y dejar lista para cuando se acercara uno a las costas de Florida. Un punto que me llamó mucho la atención, ya que nunca antes lo había pensado, era preparar […]

Para llevar en caso de S.O.S.

Cuando vivía en Miami, por todo el tema de los huracanes, nos llegó una circular donde había un listado con acciones que había que preparar y dejar lista para cuando se acercara uno a las costas de Florida. Un punto que me llamó mucho la atención, ya que nunca antes lo había pensado, era preparar una maleta con los artículos mas valiosos que tuvieras. Así, si tenías que evacuar de tu casa rápidamente, sólo recogías esa maleta y escapabas para protegerte. En ella debías poner todo lo que fuera importante para ti y esto incluía papeles personales como pasaportes, contratos, fotografías, joyas y recuerdos. Todo debía estar en carpetas selladas de plástico para que no se mojaran en ningún momento mientras se evacuaba.
La maleta no podía ser más grande que las que llevamos en la mano cuando viajamos, así que la casa entera no me entraba y había que pensar y seleccionar muy bien lo que quería guardar para salvar de los destrozos materiales que genera un huracán. Me angustié un montón mientras la preparaba porque de buena a primera quería poner todo en el cofre de la vida, cosa imposible. Nunca he sido una persona muy apegada a las cosas materiales pero cuando me vi enfrentada a la obligación de seleccionar no me lograba decidir. Como viajo bastante y he tenido el gran privilegio de vivir en lugares diferentes, tengo ciertas cosas que he ido comprando que significan mucho para mí y me recuerdan momentos o lugares especiales.
Cuando con mi marido armamos la maleta, me di cuenta que a él le sobraba espacio y a mí, tristemente, me faltaban como 10 maletas más. Lo odié. Yo tenía como 3 pares de zapatos que amaba y que no quería renunciar a ellos por ningún motivo, 3 carteras maravillosas que heredé de mi abuela y que dejarlas abandonadas ante un huracán era un crimen. También tenía un par de adornos de mi casa y una alfombra que amo que compré en un viaje a Asia y que hasta el día de hoy son parte de mí. Estaba que moría, la situación me superaba y odié la maldita circular y el hecho de que se me obligara a elegir tan pocas cosas. De repente vi mi reflejo de angustia, impotencia y tristeza máxima en el espejo de mi pieza y me puse a reír. ¿Cómo puedes ser tan tonta Ale? Si lo más valioso que tienes no necesitas ponerlo en la maleta de emergencia. Lo mas valioso está dentro de ti, impregnado en tu memoria y en tu corazón. Todo los momentos, viajes o personas que me recordaban los adornos, las alfombras y las carteras están tatuados a mi alma para siempre y ningún huracán me lo va a quitar y menos aún pueden caber en una maleta de mano… No necesitamos rodearnos de objetos para generar memoria. Los buenos momentos vividos van en ti y el resto sobra.
Aunque ya no vivimos en Miami, seguimos con mi marido con la costumbre de la maleta de emergencia. Pero en ambas siempre hay espacio libre.
Hoy ahí guardo un par de fotos familiares de cuando era niña, mi pasaporte, documentos bancarios, contratos y algunos exámenes médicos de relevancia, pero nada más. Lo único que me falta poner, cuando sea el momento de escapar, es a mi marido.
Es increíble como nos apegamos a cosas materiales que no tienen importancia. Es fácil encariñarse con ellas ya que lógicamente representan al pasado, esfuerzos realizados, alegrías y apegos que no queremos dejar atrás. Pero, ¿realmente necesitamos de todas ellas para recordar todo lo que fuimos, somos y seremos?
Si tienen que escapar por una emergencia, ¿qué se llevarían con ustedes? De esa lista, ¿qué es realmente importante?
Las invito a reflexionar con esta historia y a cortar el cordón umbilical que tanto nos une a cosas materiales.
Un cariño a todas,
Ale
@AleMedinaR

Comenta este post

cerrar