Cerrar
Email WhatsApp Compartido por 0 personas
14.05.2012

Bitácora de una viajera: Tailandia…playas, fiesta y buceo

Me doy cuenta de lo bien que lo he pasado cuando me cuesta empezar a escribir, porque son tantas las cosas que he hecho y lo que lo he disfrutado, que me va a costar demasiado resumirlo en una sola columna. La última vez que escribí había llegado recién a Koh Phangan, y estaba a […]

Bitácora de una viajera: Tailandia…playas, fiesta y buceo

Me doy cuenta de lo bien que lo he pasado cuando me cuesta empezar a escribir, porque son tantas las cosas que he hecho y lo que lo he disfrutado, que me va a costar demasiado resumirlo en una sola columna.

La última vez que escribí había llegado recién a Koh Phangan, y estaba a un par de días de la Half Moon Party. Estuve en Koh Phangan con mi amiga alemana que había conocido en Cambodia. Los primeros días arrendamos una moto para recorrer la isla y claramente nos perdimos, terminamos dando vueltas y vueltas en vez de llegar a donde queríamos, pero estuvo demasiado entretenido y nos encontramos hasta con cascadas y elefantes en el camino.

El día de la Half Moon Party, después de nuestra odisea con la moto, fuimos al bar del hostal para tomar algo hasta que llegara la hora de ir a la fiesta, que era en medio del bosque. En el bar del hostal conocimos a un grupo de ingleses demasiado simpáticos, con los que terminamos carreteando toda la noche. La fiesta en sí estuvo increíble, con luces de esas violetas que hacen brillar los colores fluorescentes y los blancos, así que todo se veía demasiado lindo, aparte que hacían espectáculos de fuego que dejaban a todos con la boca abierta. La música estuvo buenísima, electrónica toda la noche, no es mi estilo, pero todo el ambiente hizo que me gustara y que lo pasara demasiado bien. Así que totalmente recomendable ir a una Half Moon Party.

El día después claramente no fuimos muy útiles, y nos quedamos en la piscina del hostal con los ingleses, y el día siguiente, ya recuperadas, arrendamos una moto de nuevo y nos fuimos a recorrer playas. Llegamos a un muelle, tomamos un bote por 200 Bahts, alrededor de 7 dólares, y nos llevaron a una playa donde éramos prácticamente las únicas. Estuvimos tomando sol y descansando todo el día en una de las millones e increíbles playas que hay por estos lugares.

En la noche, de vuelta al hostal, nos encontramos con los ingleses de nuevo, y como no habíamos hecho nada la noche anterior, tenían demasiadas ganas de salir, pero mi amiga se sentía mal, y no pudimos hacer nada para convencerla, así que terminé saliendo sola con ellos y con otro tipo que trabajaba en el hostal. Otra noche increíble, viendo espectáculos de fuego, riéndome demasiado, y pasándolo tan bien que ni siquiera me di cuenta y ya era de día…

Después de esas entretenidas noches en Koh Phangan, partí a Koh Tao, a hacer un curso de buceo. Estuve ahí 3 días y saqué mi licencia de Open Water, que me permitía bucear en cualquier parte del mundo hasta 18 metros. Mientras hacía el curso conocí a una holandesa con la que nos llevamos demasiado bien, y en uno de nuestros ataques de locura, fuimos a una agencia de turismo y compramos un ticket para el ferry que iba a Koh Phangan la tarde de la Full Moon Party, y otro ticket de vuelta para la mañana siguiente a las 8 de la mañana. Así que terminando el curso de buceo nos cambiamos de ropa y partimos al ferry para volver a Koh Phangan a la Full Moon Party. Fue demasiado divertido como el ferry estaba lleno de personas que estaban en las mismas que nosotras e iban sólo por la noche a Koh Phangan.

Full Moon Party cumplió con todas las expectativas y resultó ser exactamente lo que todos dicen que es, una fiesta totalmente descontrolada en la playa. Impresionante la cantidad de personas que había, los shows de fuego, y como después jugaban a saltar cuerdas con fuego y todos terminaban quemados. Incluso me encontré con una amiga de la Universidad! Sobrevivimos toda la noche bailando acompañadas de nuestros queridos amigos los “buckets”. Otra noche memorable.

Al día siguiente volví al agua para mis siguientes 2 días de buceo, con los que saqué mi Advanced Adventurer; buceando hasta 30 metros, por un barco hundido, e incluso en la noche. Amé bucear y espero poder hacerlo de nuevo en el resto de mi viaje. Después de terminar el buceo volví a la mochila y partí a la costa oeste de Tailandia, a Krabi, específicamente, a Ao Nang Beach. Desde donde recorrí las islas cercanas, fui a unas cuevas y descansé un poco después de todas las fiestas y buceos de la semana anterior.

Acabo de llegar a Koh Phi Phi, mi penúltimo destino en este maravilloso país. Por aquí cerca está Maya Bay, donde filmaron la película “La Playa”, así que en un par de semanas les cuento que tal estuvieron mis últimos días en las paradisíacas playas de Tailandia.

Comenta este post

cerrar