Cerrar
Por Autor: Jessica Moreno.
Email WhatsApp Compartido por 9 personas
21.09.2018

5 beneficios del journaling: la técnica para decirle adiós a la ansiedad

Sorpréndete con los 10 beneficios que tiene escribir sobre tus pensamientos.

5 beneficios del journaling: la técnica para decirle adiós a la ansiedad

Mejoras tu memoria.

El hecho de escribir en papel, por sí mismo, hace conexiones abstractas en tu cerebro que no puedes lograr con la escritura digital. El trabajo que hace tu mente para unir letras, formar palabras y luego dictar oraciones a tu mano (en lugar de expresarte con emojis) emplea el funcionamiento cognitivo del cerebro que se ve forzado a recordar la forma de las letras, usando su poder visual y motor, y lo estimulará a estar alerta en todas las áreas de tu vida, no solo en la literaria. Imagina que escribir a mano equivale a llegar caminando a tu destino en lugar de tomar el auto. Tu agilidad mental estará entrenada y lista para correr una maratón cuando sea necesario.

Extiendes tu vocabulario

Esa misma labor que hacen mano y cerebro en conjunto tiene otra ventaja importante: además de desarrollar tu inteligencia, dan rienda suelta a uno de los elementos más importantes en la medición de esta: tu vocabulario. Por una cuestión de interconexión de neuronas, tu mente sabe que no tiene un autocorrector que le diga que se escribe con “v” y no con “b”, y cuando escribes una palabra, se esfuerza por grabarla en tu memoria, no solo su ortografía, sino también su significado, algo que no pasa cuando tecleas.

Haces limpieza mental

Escribir pone en orden tus ideas, les da forma y te ayuda a reconocer cuáles valen la pena y cuáles no. Hasta que no las clasificas, tu cerebro decide tenerlas todas almacenadas por si acaso resultan útiles, pero una vez que ya les pusiste etiqueta, sabrá si es importante guardarlas o puede descartarlas y liberar espacio. Este proceso sucede sin que te des cuenta y el resultado es una mente limpia, lista para correr más rápido y con un carga menos de estrés, ya que en el fondo de tu cabeza no estará preocupado con asuntos no resueltos.

Es tu propia terapia psicológica.

En papel puedes poner lo que tendrías pena o miedo de decirle a alguien más, y una vez que sacas esos sentimientos de tu sistema, es más fácil asimilarlos y quizás contarlos a otra persona. Y no solo puedes libertar tus emociones -según un estudio hecho por las Universidades de Auckland y de Nottingham, también síntomas físicos de enfermedades como asma, reumatismo, síndrome de intestino irritable y hasta desórdenes alimentación-. En parte, porque relajas tu organismo, en parte por ubicar dónde se encuentran los detonadores potenciales de tu enfermedad y evitarlos.

Abres la puerta a tu creatividad

Elizabeth Gilbert, autora del libro Comer, Rezar, Ama, recomienda lanzarte a escribir aunque tus ideas no parezcan geniales o incluso aunque no tengas ninguna. Con suficiente paciencia y dedicación, comenzarás a tener chispazos que podrían convertirse en llamas, una técnica que no solo es útil para los aspirantes a escritores, sino para cualquier campo en la vida. Nunca se sabe dónde estará tu pensamiento más valioso, tienes que ponerlos en papel para poder verlos literalmente frente a ti.

¿Cómo iniciarte?

ENTRA EN LA ZONA. El cerebro, en su gloriosa inteligencia, sabe cuáles lugares son zona segura y cuáles no. Si te encuentras en un espacio que reconozca como cómodo, quizá tu pieza o tu parque favorito, se abrirá más fácil y sin dudas.

ELIGE UN CUADERNO FABULOSO. Empieza con el pie derecho y el material adecuado: una libreta que se sienta suave al tacto, cuyo papel huela bien, un color de pluma que te encante, son pequeños elementos que cuentan para el disfrute de la experiencia.

HAZ QUE SEA UNA ACTIVIDAD CONSTANTE. Escribe al menos cinco días a la semana, durante 10 o 15 minutos. Puede ser lo primero que hagas al despertarte o lo último antes de dormir, estas son las mejores ventanas de tiempo para recapitular tus ideas.

DALE RIENDA SUELTA A TU MENTE. Puedes escribir lo que te pasó en el día, tus planes para el futuro, una historia corta, tus sueños, tus problemas… No hay límites. Con el tiempo encontrarás tus preferencias.

Comenta este post

cerrar