Cerrar
Por Autor: Stacey Colino.
Email WhatsApp Compartido por 4 personas
03.10.2018

La receta para ser más feliz en tu vida

Aléjate de la negatividad.

La receta para ser más feliz en tu vida

Conoces el estrés (¿quién no?). También sabes que probablemente pasará después de cumplir con esa fecha de entrega. A excepción de que no siempre desaparece, y terminas tensa y exhausta. ¿Por qué? Tal vez porque no te has desestresado completamente.

Resulta que las emociones abrumadoras pueden ocultar sentimientos secundarios. Sensaciones como el estrés pueden ser solo la punta de un iceberg emocional. Frecuentemente hay muchas otras cosas. Por ejemplo, tal vez no te estabas presionando por esa fecha límite, sino el hecho de que tu jefe siempre menosprecia tu trabajo y no te valora.

Las investigaciones han demostrado que reconocer y atender estos sentimientos ocultos puede llevarte a “una mejor salud psicológica, éxito profesional y una vida más plena”, afirma la psicóloga Susan David, PhD, autora de Emotional Agility. (Las personas que no lo hacen tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad mental, como ansiedad o depresión).

¿Lista para indagar en tu mente y salir victoriosa? Bienvenida al curso de Cosmo para desenterrar todos tus sentimientos.

1) Expande tu vocabulario

“Si no sabes qué emoción estás experimentando, no podrás expresarla constructivamente”, dice Tony Ferretti, PhD, psicólogo certificado de Melbourne, Florida. Para terminar con eso, escribe en tarjetas de presentación cinco sentimientos positivos (por ejemplo: emoción, alegría, pasión, satisfacción, esperanza) y cinco negativos (ansiedad, miedo, culpa, enojo, frustración). Anota la definición de cada uno al reverso, y no te sientas avergonzada si tienes que consultar un diccionario. Cada día, elige una carta y trata de identificar cuando tú o alguien más está viviendo esa sensación. Lo más probable es que surja en algún momento… “Todos experimentamos de 10 a 15 emociones al día”, explica el experto. Debes ser consciente de cómo estos sentimientos afectan tu cuerpo: ¿Estás sudando? ¿Te sientes optimista? Continúa haciéndolo hasta que puedas identificar tus emociones en cuanto aparezcan.

2) Mira bajo un microscopio

“Ahora que tienes más palabras en tu mente, la próxima vez que sientas una emoción verdaderamente intensa, trata de desenvolverla”, recomienda David. ¿Qué hay debajo de este sentimiento? ¿Puedes nombrar otras dos emociones que estés experimentando? Digamos que estás enojada porque tu pololo se demora dos horas en contestar el mensaje que le mandaste por WhatsApp. Si investigas un poco más podrás descubrir que estás ansiosa acerca de la fortaleza de su relación después del engaño que sufriste de tu ex pareja. No ignores esto, mejor siéntate durante unos segundos. “Sentir conscientemente tus emociones te ayuda a procesarlas más rápido”, dice la socióloga Christine Carter, PhD, autora de The Sweet Spot. “Cuando niegas o reprimes esos sentimientos, solo los estás amplificando”.

3) Conéctate con tus sentimientos

“La mayoría de las emociones están tratando de decirnos algo”, aclara David. Para descifrarlas intenta ligar el sentimiento con tus valores personales. Por ejemplo, si sientes una culpa agobiante, puede ser que en el fondo sabes que no has estado presente durante un problema de salud de tu mamá, aunque la familia es muy importante para ti. Reconocer las emociones te ayudará a tomar un plan de acción.

4) Exprésate

Cuando tus sentimientos involucran a otras personas, comunícaselos “asertiva, directa y honestamente”, recomienda Ferretti (si tienes miedo de cómo reaccionarán, puedes hacerlo a través de una carta). Esto significa disculparte con tu pololo por no estar presente, y después agendar un viaje romántico. O admitir que te sientes celosa de su compañera de trabajo y te hace sentir insegura cuando le manda mensajes el fin de semana cuando está contigo. O decirle a tu jefe que puedes con un reto más grande, y ofrecerte a colaborar en un gran proyecto. “Las emociones conectan a las personas”, afirma Ferretti. “Si no compartes las tuyas, no vas a tener muchas conexiones con los demás”. Si el problema es más personal, tal vez estás enojada contigo misma por posponer aquella novela que siempre quisiste escribir; tu mejor solución será desahogarte con una amiga o anotar tus frustraciones en un diario.

Claro, no todas las emociones son tan fáciles de manejar. Superar algún trauma o una pérdida, por ejemplo, pueden requerir de la ayuda de un terapeuta profesional, quien pueda brindar estrategias efectivas de afrontamiento, asegura el experto.

Comenta este post

cerrar