Cerrar
Por Autor: Jessica Moreno.
Email WhatsApp Compartido por 4 personas
03.12.2018

7 formas de convertirte en una animalista

¿Amas el planeta y a los animales? Te ayudamos para que aportes tu granito de arena.

7 formas de convertirte en una animalista

Súmate a la lucha contra el testeo animal

No nos vamos a poner gráficos con la tortura que viven los animalitos de laboratorio, pero es importante educarnos sobre los productos de belleza que compramos para no dañar (sin saber) a conejos, primates, perros, gatos y roedores. Hay marcas cruelty free que no hacen experimentos con ellos ni los lastiman de manera innecesaria, como The Body Shop, que lanzó una campaña llamada Forever Against Animal Testing, con la intención de juntar ocho millones de firmas y hacer una petición oficial ante las Naciones Unidas para prohibir de una vez por todas estas prácticas. No dudes en firmarla, visita www.foreveragainstanimaltesting.com.

¿NO SABES QUÉ PRODUCTOS COMPRAR?
Descarga en www.peta.org la lista gratuita PETA’s Cruelty Free Shopping Guide para saber exactamente cuáles marcas son libres de crueldad y, si tienes el estómago para ello, también en su página puedes ver el video Animal Testing in 60 Seconds Flat… Ahí encontrarás más información al respecto.

Apoyo a los patos y gansos

No compres nada relleno con sus plumas ni las de otras aves, aunque digan ser extraídas de manera ecoamigable. Es muy difícil regular esta práctica cruel que los despluma vivos. Topshop, Asos, Primark y Dr. Martens han decidido ya no vender productos que las contengan, y han optado por sintéticos hipoalergénicos en su lugar. ¡Bien!

Dile adiós a la piel animal

Puedes llegar tan lejos como quieras en tu compromiso por no usar cuero en tu vestimenta, aunque, dependiendo de su procedencia, muchos consideran más o menos aceptable su utilización. Sin embargo, no uses piel de animales como zorros, coyotes, conejos y visones, quienes viven en condiciones terribles antes de morir para crear abrigos y demás accesorios. Cabe mencionar que ya contamos con tecnología de tejidos capaces de dar aún más calor que sus pieles y con el mismo aspecto, así que la piel real es 100% obsoleta e innecesaria. Aplausos para Gucci, que recientemente ha decidido ser fur free, y para Stella McCartney, pionera en el tema, quien experimenta con plásticos recuperados del mar para crear materiales de gran calidad.

Anímate a donar

Haz un acto de buena voluntad destinando un poco de dinero a tu asociación favorita. ¿Qué te mueve? La selva tropical, los mercados de carne en Corea, los arrecifes de coral… Te proponemos un reto, infórmate sobre las asociaciones a las que puedes apoyar y dona el equivalente a los cafés de una semana a una fundación distinta cada mes durante un año. El placer será más grande que el que te darían todos los capuchinos del mundo.

Cuida tu comida

No te vamos a pedir que seas vegetariana, pero puedes contribuir a la causa de los derechos animales al saber de dónde vienen tus alimentos. Apoya productores locales que críen a sus animales en ambientes naturales, por lo general esto viene marcado en las etiquetas como “orgánica” (que se alimentaron con granos sin pesticidas) y “libre pastoreo” (que tuvieron una vida al aire libre), esta última es muy importante. Evita el foie gras, hecho de manera cruel y poco ética, y los productos que tengan aceite de palma; también puede encontrarse bajo los nombres de aceite vegetal, PKO, palmitato o ácido asteárico, entre otros, por sembrar palmas que destruyen la selva y a todos sus habitantes.

Di no al turismo animal

¿Sabías que cuando un elefante te ve, siente lo mismo que tú cuando ves un cachorro? Jamás te lastimaría a propósito. Regrésale el favor y no apoyes los viajes sobre sus espaldas, su piel es tan sensible que puede sentir cuando una mosca se para sobre él. Lo mismo sucede con caballos, burros, camellos y mulas: si los ves en mal estado, no contribuyas con su maltrato.

No visites acuarios ni zoológicos

Por cada pez que ves en un acuario, cinco más tuvieron que morir, ya que los pescadores toman seis de su hábitat natural sabiendo que el shock que viven al salir de él es tan fuerte, que no sobrevivirán el traslado. Ningún animal debería vivir en ambientes artificiales, específicamente zoológicos.

Comenta este post

cerrar